Posted tagged ‘Stan Sakai’

47 Ronin, la epopeya samurái vista por el cómic USA

19 marzo, 2014

47R cover

La leyenda de los 47 ronin vuelve a estar de moda merced a la (inefable) adaptación cinematográfica llevada a cabo por Hollywood. Pero este volumen de 150 páginas publicado por Planeta –recopilación de la miniserie de cinco números de Dark Horse Comics– poco tiene que ver con el blockbuster protagonizado por Keanu Reeves (gracias al cielo y a los “ocho millones de kamis”, he de añadir). De hecho, la aproximación a la historia es diametralmente opuesta: si la versión cinematográfica dirigida por Carl Rinsch era una suerte de abominación hipertrófica, la adaptación realizada por Mike Richardson y StanUsagi YojimboSakai es sutil, inteligente y decididamente respetuosa con un relato, mitad Historia mitad mito, que forma parte del imaginario cultural japonés. No en vano, el propio Richardson se encarga de citar el viejo dicho de que “conocer la historia de los 47 ronin es conocer Japón”.

El problema es que conocer la realidad en torno a dicho suceso no resulta tan sencillo. Los acontecimientos relativos a los 47 ronin, en efecto, sucedieron (las 47 tumbas de estos guerreros samuráis se pueden visitar en el templo Sengaku-ji, en Tokio), pero como ocurre con otros muchos eventos y personajes de la historia japonesa pre-moderna, los hechos saltaron inmediatamente a la narrativa popular: representaciones de kabuki, teatro de marionetas bunraku, poesía, grabados ukiyo-e, cuentacuentos… Todos contribuyeron a popularizar la hazaña de los 47 ronin casi desde el mismo día de los acontecimientos, pero también distorsionaron los hechos y a sus protagonistas, los exageraron, los deformaron y, en definitiva, los dramatizaron.

47ronin2

En esencia, 47 Ronin narra la venganza llevada a cabo por los samuráis del señor feudal Asanao Takumi-Naganori después de que éste se suicidara por orden del shogún tras un conflicto con el funcionario Kira Yoshinaka. Según la historia, Kira, ofendido por las reiteradas negativas de Asano a pagar los sobornos a los que los funcionarios estaban habituados, tiende una trampa al señor de la provincia de Ako: conocedor del orgullo de los grandes daimios, aprovecha un encuentro privado en el palacio de los Tokugawa para humillar y provocar al señor Asano hasta que éste desenfunda su espada para hacerle callar, un gesto castigado con la muerte en la residencia del shogún. Esta es la premisa común a todas las adaptaciones de la leyenda de los 47 ronin, que posteriormente se centran en explicar cómo Oishi Kuranosuke Yoshio, jefe de los samuráis del señor Asano, entrega el castillo de su amo acatando la ley del shogún, sólo para consagrar el resto de su vida a la elaborada venganza que ha de restituir el honor de su señor.

Sobre esta historia base hay un sinfín de variaciones que ponen el énfasis en uno u otro aspecto del relato, hasta el punto de que resulta difícil conocer cómo sucedieron realmente los acontecimientos. Mike Richardson, guionista del cómic a la sazón que fundador de Dark Horse, aborda el proyecto, no obstante, con la devoción de un amante de la cultura japonesa en general y un devoto de esta leyenda en particular. Esto se traduce en que la versión de los 47 ronin que tenemos entre manos se cimienta en un amplio trabajo de documentación acometido por Richardson durante casi dos décadas, con el asesoramiento (intuimos que resignado) de un mito del manga: Kazuo Koike, autor de El lobo solitario y su cachorro, quizás el cómic de samuráis más importante de todos los tiempos, publicado en Estados Unidos precisamente por Dark Horse. Con esta sólida base documental, el guion elaborado por Richardson dibuja una versión estilizada de los acontecimientos, carente de histrionismo y grandes exageraciones, pero con una idealización de los personajes y de la figura del samurái digna de los manuales de Yamaga Soko. Nada que achacarle, pues no estamos ante un trabajo de reconstrucción histórica, sino ante un relato de ficción que busca entretener al tiempo que es consecuente con la supuesta realidad de los acontecimientos.

Sin embargo, donde el guionista no ha querido hacer concesiones es a la hora de recrear con total fidelidad los ambientes y detalles del Japón del periodo Edo: arquitectura de los castillos, escenarios interiores, el emblema de los clanes, el aspecto de los ciudadanos de la gran metrópolis feudal, sus usos a la hora de vestir, de desenvolverse… incluso sus poses a la hora de sentarse o de comer. Todo ello debía estar recreado de manera minuciosa y fidedigna. Creo no equivocarme si digo que fuera de Japón sólo existe un autor con un conocimiento tan profundo del periodo histórico y de la cultura samurái como pretendía Richardson, un autor que, para colmo, trabajaba en su propia editorial: Stan Sakai.

47ronin3

El creador de Usagi Yojimbo no sólo aporta su experiencia a la hora de trasladar los ambientes y personajes del Japón feudal a la viñeta, sino que embebe todo el relato de su peculiar estilo narrativo, con ilustraciones próximas al cartoon y una cadencia pausada que nos permite deleitarnos en los matices de la historia y de los personajes. Apenas hay sangre en las páginas dibujadas por Sakai, la violencia se encuentra estilizada, carente de brutalidad o realismo, pero la expresividad de sus samuráis, la dignidad de sus rostros o la profunda determinación de sus acciones están representadas con una potencia sólo al alcance de un maestro de la sencillez. En esta época en la que el cómic norteamericano gusta de abusar de viñetas mastodónticas y splashpages, resulta casi balsámico toparse con la narración comedida de Stan Sakai. Especial atención al uso del código de colores, con una paleta dominante para cada estación del año, o a cómo cada capítulo comienza desde la perspectiva de unas ramas de cerezo, cuyas flores nos indican, igualmente, el periodo del año y el desarrollo de los acontecimientos. Atención también a las tres últimas viñetas del volumen; no desvelaré nada, pero cuántos ilustradores no hubieran optado por la espectacularidad para plasmar la escena, por un gran pin-up de lucimiento personal. Sakai, sin embargo, lo resuelve con absoluta sencillez, con viñetas pequeñas que te sobrecogen, con la aplastante potencia de la simplicidad.

No suele haber muchos buenos cómics de samuráis producidos en Occidente. 47 Ronin lo es, tanto por el respeto con el que aborda la leyenda japonesa como por la implicación personal de sus autores, que si bien pueden haber aprovechado el tirón comercial que aporta toda superproducción hollywoodiense, nos ofrecen un cómic que, a todas luces, no es un trabajo oportunista. 8

47 Ronin
Mike Richardson y Stan Sakai
Dark Horse Comics. Publicado en España por Planeta. Rústica, 152 páginas, color, 12,95 €

Anuncios

Cómics para antes de Navidad

13 diciembre, 2012

Marvel-Christmas-wolverine

Se acerca la Navidad, una época propicia para leer cómics junto a la chimenea o a la luz del árbol, con una taza de chocolate calentándonos las manos y una buena historia calentándonos el alma. También es época de demostrar nuestro amor a aquellos que queremos regalándoles un tebeo encantador, de esos que nos arrancan una sonrisa con sólo recordarlos. ¿Os habéis puesto ya en situación? Bien, pues tomad lápiz y papel, ya que éste es el surtido navideño que os propone ‘¿No eres mayor para leer cómics?’: historias entrañables y bien contadas, propias para estos días en los que tenemos el buen rollo a flor de piel. Sí, sí, esta es la selección buena y no la de la FNAC, y los que no tengáis suficiente, recordad que en la lista navideña anterior tenéis recomendaciones igualmente vigentes. Vamos a ello:

Fábulas (Edición de Lujo): La multipremiada obra de Bill Willingham vuelve a las librerías en una edición en cartoné que entra por los ojos y que queda genial envuelta en papel de regalo. Los que no pudierais leerla en su momento, sabed que los protagonistas de Fábulas son aquellos personajes que todos conocemos de nuestros cuentos infantiles, exiliados en nuestro gris mundo de realidad a causa de un mal que se extiende por su reino de ensueño. Ojo, no es un cómic infantil, y si a algunos el argumento os suena a Érase una vez, es porque la serie de ABC es una copia de la premisa de este cómic magistral.

Adobe Photoshop PDF

Jesús y Buda

Las Vacaciones de Jesús y Buda: Aunque a veces se nos olvida, la Navidad es una fiesta religiosa, así que no estaría de más ponernos un poco místicos… si no fuera porque este manga es uno de los tebeos más irreverentes del año. Las Vacaciones de Jesús y Buda es una historia que sólo tiene sentido en la mente de un autor japonés como Hikaru Nakamura: los dos protagonistas (sí, los del título) abandonan sus tronos celestiales para tomarse un respiro. Para ello deciden compartir piso en el centro de Tokio y vivir como dos jóvenes mortales. Una historia tan surrealista como divertida, con un sentido del humor bastante peculiar. ¿El problema? Que Norma abusa un poco del precio.

Persépolis: El cómic autobiográfico de Marjane Satrapi por fin tiene edición de bolsillo, así que ha llegado el momento de rescatar esta pequeña maravilla costumbrista que nos narra la vida de una mujer iraní educada según los valores occidentales, lo que la lleva a mantener una relación de amor-odio con su país. Novela gráfica multipremiada en Europa y ganadora al Harvey al mejor cómic no norteamericano en 2004, Persépolis es uno de esos must have que muchos descubrieron a raíz de su adaptación cinematográfica, y que sigue siendo una obra de fondo en cualquier biblioteca.

Superman Byrne

Superman: El Hombre de Acero: Si ya habéis visto el trailer de la nueva peli de Superman, dirigida por Zack Snyder y producida por Chris Nolan, a nadie le puede caber duda de que 2013 será el año del kriptoniano. ¿Y que mejor manera de empezarlo que leyendo el que, para muchos (entre los que me incluyo) es el mejor cómic de Superman que se ha escrito? Publicado originalmente en 1986 y convenientemente reeditado por ECC en edición de lujo, este Superman: El Hombre de Acero reúne toda la etapa de John Byrne al frente del personaje. Al autor canadiense se le encomendó la labor de reescribir el origen y renovar al superhéroe más icónico, adaptándolo al nuevo universo DC emergido de Crisis en Tierras Infinitas. Ni corto ni perezoso, Byrne firmó el que probablemente sea el mejor trabajo de su carrera, legando a la posteridad un cómic que se ha convertido en el canon según el cual escribir a Clark Kent desde entonces.

mouse guard otono 1152

Mouse Guard: Escrita y dibujada por David Petersen, Mouse Guard es una de esas pequeñas maravillas que juegan en la misma división que Bones o Usagi Yojimbo: cómics de autor, relativamente minoritarios pese a los premios obtenidos, que nos hacen mantener la fe en el medio como algo más que vehículo de aventuras protagonizadas por enmascarados hipertrofiados. Con un ritmo de publicación bastante lento, debido al detallismo gráfico de su autor, esta serie nos traslada a un mundo fantástico medieval habitado por ratones que deben enfrentarse a una insólita amenaza. Norma ha publicado los dos primeros arcos argumentales en sendos volúmenes (Mouse Guard: Otoño 1152 y Mouse Guard: Invierno 1152), más una historia paralela ilustrada por Ted Naifeh.

Watchmen: El clásico de Alan Moore y Dave Gibbons vuelve a estar de moda gracias a la publicación de su precuela, Antes de Watchmen, desde este mes de diciembre; así que ya tenemos excusa para recuperar una de las mejores obras de la literatura moderna. Tampoco es un cómic muy navideño, cierto, pero a aquellos que no lo han leído debe haberles picado la curiosidad al ver el revuelo que ha armado su segunda parte. Y los que ya lo conocéis, ya sabéis que cualquier excusa es buena para releer esta obra maestra atemporal.

Los muertos vivientes: En estos días de consumismo desaforado, la obra que ha traído de vuelta la moda zombi resulta ideal para poner las cosas en perspectiva y recordarnos que lo importante es estar en buena compañía. La edición integral que se ha cascado Planeta puede resultarnos un poco cara (40 euros el tomo, en el margen de precios habituales del formato) pero es una magnífica manera de hacerse con uno de los cómics más relevantes (y adictivos) de los últimos años. Un regalazo con el que acertáis seguro.

UY 25

Usagi Yojimbo: Los que sigan habitualmente este blog ya saben que Usagi es una de mis debilidades, y mi excusa para recomendarlo este año es que Planeta por fin ha cambiado su política de publicación: en lugar de un tomo al año, lo que venía siendo un castigo para los seguidores del conejo samurái, a lo largo de 2012 se han publicado ¡cuatro volúmenes! El último de ello, La caza del zorro, resulta ideal para adentrarse en las aventuras de este ronin orejudo que recorre el Japón del Período Edo. Y es que una de las peculiaridades de la colección escrita y dibujada desde hace dos décadas por Stan Sakai es que sus recopilatorios se pueden leer de forma independiente, por lo que cualquiera es bueno para descubrir al personaje y su mundo. La caza del zorro recupera al mejor Sakai, trayendo de nuevo esa mezcla perfecta entre sentido del humor y el dramatismo de un Japón feudal fielmente representado. Esa es la receta única de este cómic y lo que lo convierte en una auténtica delicia.

Y con eso terminamos por hoy. Espero que estas recomendaciones os hayan resultado de utilidad; por supuesto, serán bienvenidos los comentarios con vuestras propuestas y preguntas. Mientras tanto, ¡felices fiestas!

Usagi Yojimbo: La historia de Tomoe

20 abril, 2012

Planeta ha decidido sorprendernos a todos los seguidores de Usagi Yojimbo con la publicación de dos entregas con tan solo un par de meses de diferencia, todo un hito si tenemos en cuenta que el anterior volumen recopilatorio, La Madre de las Montañas, fue publicado en octubre de 2010, y el anterior a ese (Visiones de muerte), en julio de 2009. Así que la llegada a las estanterías de dos tomos con tan poca diferencia es toda una sorpresa para los sufridos lectores españoles de las aventuras de Miyamoto Usagi. Pero mejor que no nos acostumbremos, sobre todo por la proximidad de la edición norteamericana, que en este momento va apenas tres volúmenes por delante de la española.

Para los que aún no conozcáis Usagi Yojimbo, estamos hablando, junto con El Lobo Solitario, de la mejor adaptación al cómic de la leyenda del shugyosha, el samurái errante que recorre Japón en busca de la perfección como persona y como guerrero. Es un mito muchas veces abordado, pero en pocas ocasiones de forma tan brillante como en estos dos cómics. La obra de Stan Sakai, que es la que nos ocupa, cuenta con una serie de peculiaridades que, como poco, pueden resultar desconcertantes para el lector casual: elementos como que sus personajes sean animales antropomórficos, el desenfadado estilo del dibujo de Sakai, o el carácter fantástico de muchas de sus aventuras (que emplea gran parte del imaginario mitológico del sintoísmo japonés), puede inducir a engaños, ya que en realidad nos encontramos ante un cómic profundamente documentado, rico en matices, lleno de personajes carismáticos y con tramas elaboradas pero desarrolladas con gran sencillez. Y es que sumergirse en el Japón feudal de Usagi Yojimbo es una de las experiencias más enriquecedoras que he vivido como lector de cómics, algo que puede resultar extraño para aquellos que sólo ven un conejo con espadas en la portada.

El cómic, en ocasiones confundido con un manga por su formato y temática, es obra del autor estadounidense de origen japonés Stan Sakai, que ha dedicado casi toda su carrera a esta colección. Por tanto, Usagi Yojimbo es la obra de un solo hombre que ha escrito, dibujado, entintado y rotulado cada página a lo largo de 28 años. Eso tiene una serie de ventajas, como la gran solidez y coherencia de toda la obra, pero también tiene lógicos inconvenientes, como el hecho de que nadie puede dar su mejor nivel durante tres décadas. Así que, aunque el tono medio de la obra es sobresaliente, Usagi Yojimbo también atraviesa algunas etapas valle, entre las que incluiría este volumen.

La historia de Tomoe reúne una serie de historias autoconclusivas coprotagonizadas por la dama Tomoe, veterana guardaespaldas del joven señor feudal Noriyuki, y por el propio Usagi. Como curiosidad, decir que la primera de ellas, que da título al volumen íntegro, es una reinterpretación de la misma historia publicada por primera vez por Fantagraphics, cuando esta era la editorial que acogía a Usagi Yojimbo, hace más de 20 años. Las historias recogidas resultan interesantes y entretenidas, mostrando la habitual profusión de detalles y documentación que el autor incluye en sus páginas, pero está lejos de la brillantez de arcos argumentales más largos y elaborados,  como Segadora o La Conspiración del Dragón, o de aquellos que profundizan más en los sentimientos y la intrahistoria de cada personaje, como Daisho, Padres e Hijos o Duelo en Kitanoji.

Como ya pasaba en el volumen anterior, la sensación es que Sakai está escribiendo una serie de historias de transición, aventuras cortas sin mucha complejidad que sirven para alimentar la colección mensual, a la espera de preparar el terreno para su próximo arco argumental largo, ya publicado en USA bajo el título Return od the Black Soul, que promete poner fin a la historia de Jei, “el azote de los dioses”, que lleva cruzando su camino con el de Usagi desde hace años.

Por tanto, este volumen satisfará principalmente a los lectores habituales de Usagi Yojimbo, que estarán encantados de reencontrarse con personajes tan queridos como Tomoe Ame, pero carece de la brillantez de las mejores historias escritas por Stan Sakai, capaces de cautivar a cualquier tipo de lector, independientemente de que conozcan o no al personaje y su universo.

No obstante, este cómic sí contiene una pequeña joya que condensa, en gran medida, lo mejor que el autor es capaz de ofrecer. Se trata de la historia que cierra el volumen, titulada Chanoyu. En ella se nos muestra cómo Tomoe, ante la inminente partida de Usagi, que debe regresar a su peregrinaje, decide oficiar para él la ceremonia del té. El relato describe con todo lujo de detalles los pasos de esta compleja ceremonia, un ritual sumamente elaborado que, como casi todo el arte zen, busca sublimar el espíritu y expresar emociones profundas a través de actividades cotidianas; pero además, Sakai desliza sutiles elementos a lo largo de la narración que permiten ver al lector familiarizado los sentimientos mutuos que ambos personajes deben reprimir, dotando a toda la escena de una doble significación. Algunos de estos detalles, como la piedra atada que en la tradición japonesa señalaba un camino vedado, requieren de un cierto conocimiento de la cultura y las costumbres, pero recompensan al lector dedicado con una lectura sutil y cargada de matices que pocas veces se encuentra en un cómic. 7

 

 

Usagi Yojimbo: La historia de Tomoe
Stan Sakai
Dark Horse. Publicado en España por Planeta de Agostini Comics, 183 páginas, b/n, 12,95€

Usagi Yojimbo: La Madre de las Montañas

23 octubre, 2010

Usagi Yojimbo se ha convertido para los lectores españoles en un placer esquivo, una pequeña maravilla que debemos conformarnos con disfrutar a cuentagotas. Somos más de uno y de dos los que, cada vez que visitamos la tienda especializada del barrio, miramos de reojos la estantería de novedades, un acto reflejo alimentado por la vana esperanza de encontramos sorpresivamente con un nuevo volumen del conejo samurái, esperanza que habitualmente se queda en eso.

Pero ocurre que, una vez al año, sin previo aviso, Planeta de Agostini se decide a publicar un nuevo tomo, y los maltratados admiradores de Stan Sakai nos vamos a casa más contentos de lo que esperábamos. Y eso ha ocurrido este mes: un año y medio después de que Miyamoto Usagi visitara nuestras estanterías con el volumen Visiones de Muerte, publicado con motivo del Saló del Cómic de Barcelona 2009, Planeta se ha decidido a lanzar el vigésimo primer volumen de la edición española de Usagi Yojimbo. No volveré a quejarme del inexplicable calendario de publicación, supongo que Planeta debe tener alguna buena razón para sacar un volumen cada 12 ó 18 meses, aunque los libreros me aseguran que las ventas no son el problema, que traen 15 tomos y se venden en un par de días, y que muchos lectores deben esperar a las reediciones. Misterios del insondable mundo editorial.

El nuevo volumen que podemos encontrar en las librerías, titulado La Madre de las Montañas, es un arco argumental de transición en el que Miyamoto Usagi retorna a las tierras del señor Keichu, donde se ve involucrado en un conflicto entre clanes desatado por el hallazgo de una mina de oro. Este volumen supone el reencuentro con viejos personajes de esta saga épica, como el joven señor Noriyuki y su guardaespaldas, la samurái Tomoe, y la aparición de un nuevo secundario que parece haber llegado para quedarse.

Los que ya conozcáis este cómic, sabéis bien cuál es el elevado nivel medio que tiene el trabajo de Stan Sakai, que siempre se mueve entre lo notable y lo excelente. Los que no hayáis escuchado hablar de esta obra y estéis interesados en ella, os aconsejo que le echéis un vistazo a esta otra entrada. Pero centrándonos en el arco argumental que se recoge en este volumen, debemos decir que es una historia de transición, o de relleno si se prefiere, en la que no encontramos una evolución del protagonista como la que podemos leer en Duelo en Kitanoji, ni descubrimos nada nuevo sobre su pasado y sus motivaciones, como sucedía en Daisho o Samurái.

La Madre de las Montañas es un relato de aventuras sencillo y sin complicaciones en el que no encontraremos páginas que se puedan incluir entre las mejores de esta colección, pero que, gracias al gran oficio del autor, se lee de un tirón, con agrado e interés. Y es que el Stan Sakai menos inspirado sigue siendo capaz de escribir una historia muy por encima de la media que nos suele ofrecer la industria. Aun así, convendría decir que la historia da sensación de estar escrita a velocidad de crucero, un relato típico para alimentar la colección regular USA, pero carente de la ambición y el sutil talento mostrado por el autor en sus arcos argumentales más memorables.

Sí es de agradecer el esfuerzo de Stan Sakai por añadir nuevos personajes al amplio y excelente elenco de secundarios de la colección, presentando aquí a un nuevo secundario femenino, en este caso una mala malísima cuya personalidad traza con su habitual solidez y credibilidad, aunque (por ahora) carece del carisma de algunos de los villanos de lujo de la colección, como Jei o Zatoino.

En definitiva, una historia divertida y sin fisuras, pero no brillante. No obstante, para los viejos seguidores de la saga, el reencuentro con el carismático ronin de orejas largas y con algunos de los enormes secundarios de este cómic será motivo suficiente para que este tomo de 185 páginas sea una de las lecturas que más disfruten este año. Ya sabéis: paladeadlo bien, porque hasta dentro de un año no hay más. 7

Safe Creative #1010237659741

Usagi Yojimbo

6 septiembre, 2009

Llegué a Usagi Yojimbo por pura casualidad. Conocía al personaje de un juego que tenía en mi Amstrad CPC y, en varios sitios, había escuchado comentarios elogiosos de la obra de Stan Sakai (incluso había ganado un par de Eisner); pero el hecho de que Usagi apareciera en algunos tebeos de las Tortugas Ninjas no me entusiasmaba precisamente. Aun así, antes de un largo viaje en autobús, me compré uno de los volúmenes publicados por Planeta (compra que me resultó confusa, ya que los libros no están numerados y en España no se han publicado en orden cronológico). Lo cierto es que cuando me bajé del autobús tenía la imperiosa necesidad de conocer más sobre el mundo que me había mostrado Stan Sakai. En semanas posteriores, y al ritmo de dos o tres volúmenes por visita a la tienda, me compré todos los libros publicados, absolutamente fascinado por este cómic.

Usagi y Jei

Seré claro: para mí Usagi Yojimbo es una obra maestra del cómic moderno. Un trabajo que, tal como le ocurre al propio protagonista durante sus viajes, es muy fácil de infravalorar. El hecho de que la obra de Sakai sea una de mis primeras sugerencias cuando me piden recomendación, me ha permitido comprobar que es una lectura que agrada a todo el mundo, pero que sólo en unos cuantos provoca la misma fascinación que en mí (aunque más de uno se ha comprado todo lo publicado tras dejarle un par de volúmenes). Quiero decir con esto que mi opinión, como suele ocurrir con las opiniones, no es muy imparcial.

Entrando en materia, decir que Usagi Yojimbo es un cómic norteamericano escrito por el autor de origen japonés Stan Sakai. En él se nos narra la historia de Miyamoto Usagi, guerrero samurai convertido en ronin tras la muerte de su señor en la histórica batalla de Sekigahara; acontecimiento tras el cual decide renunciar a la vida militar y entregarse al peregrinaje del guerrero (el musha shugyo). A lo largo de este peregrinar, Sakai nos irá mostrando el Japón feudal del periodo Edo (principios del siglo XVII), bajo la dominación del shogún. Y precisamente éste es uno de los puntos fuertes de Usagi Yojimbo: la exhaustiva y constante labor de documentación que realiza el autor se plasma en una obra llena de matices, extremadamente detallista a la hora de reflejar la sociedad japonesa de la época. Costumbres, mitología, convenciones sociales, arquitectura, fiestas populares, la artesanía japonesa (desde la creación de una cometa hasta la fabricación de las katanas), las técnicas agrícolas, de pesca o de recolección de algas… todo ello forma parte del rico tapiz narrativo de Usagi Yojimbo, un cómic que me atrevo a calificar de imprescindible para todo aquel interesado en la Historia de Japón, ya que tiene un afán divulgativo extraordinario.

UY1
El trabajo de documentación de Sakai aporta a la obra una tremenda solidez contextual, y le permite aprovechar este rico trasfondo para plantear relatos que mezclan la aventura y la intriga con el análisis social e histórico. Aunque las licencias narrativas son frecuentes, cuando se describen aspectos o momentos históricos del Japón feudal Sakai es muy fiable. Me encanta que el autor no utilice este convulso período histórico como simple backstage, sino que lo convierte en verdadero protagonista de sus relatos, con capítulos que son meras excusas para describir aspectos, episodios o lugares del Japón feudal por los que Sakai siente especial fascinación.

Así, podemos encontrarnos a un Miyamoto Usagi que duda entre apoyar con sus acciones al shogún o a los defensores del mikado; o un relato que gira en torno a la fabricación de una katana y cómo el maestro herrero elige a su futuro propietario, o una historia sobre la trata de blancas en la sociedad del periodo Edo.

Esta riqueza histórica se mezcla con situaciones tópicas en los relatos de samuráis, mezcla que también encontramos en el elenco de protagonistas, donde hallamos figuras históricas adaptadas al mundo de Usagi y trasuntos de otros personajes de ficción míticos (tenemos al Lobo Solitario y su Cachorro, a Zatoichi o a personajes de las películas del género rodadas por Akira Kurosawa). Pero sobre todos ellos destaca la figura del protagonista, un Miyamoto Usagi que quizás peque de cliché en algunos rasgos de su personalidad (sobre todo en los primeros relatos), pero que a lo largo de la historia va ganando en complejidad y matices, construyendo un personaje tremendamente carismático que acaba ganándose al lector por su humildad y sentido común. De hecho, es habitual a lo largo de la obra que los personajes que rodean a Usagi confundan su mesura y falta de agresividad con debilidad, siendo muy de agradecer por parte del autor que no pretenda solucionar todas las situaciones a golpe de katana.

UY-under rain
Respecto a la publicación en España, desconozco los criterios editoriales que han llevado a publicar los primeros volúmenes en un orden que no corresponde con el de publicación original, aunque, ciertamente, cada uno de los libros contiene arcos argumentales autoconclusivos. De igual manera, la colección original no aborda la vida de Miyamoto Usagi en orden cronológico, sino que nos va narrando sus vivencias a través de relatos cerrados pero que corresponden a distintos momentos de su vida, como piezas aisladas de un puzzle que vamos ubicando en el tablero a medida que conocemos las demás. De este modo, alguien puede leer un libro de Usagi Yojimbo y se encontrará con una historia completa que disfrutará sin problemas, pero no comprenderá su verdadera dimensión hasta leer el resto de volúmenes. Sólo entonces nos damos cuenta de por qué suceden determinados acontecimientos, o las motivaciones de determinados personajes. Hay aspectos, de hecho, como la relación de Usagi con su maestro o con su hijo bastardo, que son tocados transversalmente en varios de los relatos y no comprendemos al completo hasta bien avanzada la obra.

Sé que calificar de obra maestra un trabajo actualmente en proceso puede sonar exagerado, ya que sólo la perspectiva del tiempo es capaz de poner las cosas en su sitio. Aun así, Usagi Yojimbo trasmite unas sensaciones únicas, posee la capacidad de arrastrarte a su mundo y evadirte por completo, algo que sólo he encontrado en las grandes obras del medio. Y sí, hay obras maestras que surgen así, porque un autor decide hacer algo que le gusta, contar una historia que le fascina sin más pretensiones que la de entretener a su público, y acaba completando un trabajo maravilloso e inigualable.

Una recomendación para los que queráis iniciaros en las andanzas de Miyamoto Usagi: no busquéis los primeros relatos publicados en USA (recogidos aquí en el volumen “Primeras Andanzas”), porque son lo más flojo de la obra. Os aconsejo que comencéis mejor por “Daisho”, “La conspiración del dragón”  o “Segadora”, arcos argumentales más maduros, en los que se aprecia mejor la maestría de Stan Sakai. 9

usagi-yojimbo_tea

Usagi Yojimbo
Stan Sakai
Albedo (1984), Fantagraphics, Mirage y Dark Horse (actualmente) . Publicado en España por Planeta de Agostini, b/n, 9-16€ por volumen