The Boys 10: Carnicero

cover

Este volumen 10 de The Boys, titulado con el descriptivo nombre de Carnicero, tiene la cualidad de sintetizar a la perfección las características autorales de Garth Ennis: un escritor capaz de construir personajes complejos, contundentes, verosímiles… para enfrentarlos a circunstancias demenciales y pasadas de roscas, tanto, que  muchos lectores acaban volviendo el rostro con expresión incrédula. Pero pese a su facilidad para enervar a lectores y editores, hay que decir que el norirlandés sigue siendo uno de los autores con más talento trabajando actualmente en el cómic USA. Es cierto que tiene debilidad por la provocación gamberra y, en ocasiones, gratuita, pero también hay que reconocerle un estilo innegociable, una facilidad pasmosa para construir historias memorables y el hecho de que, a diferencia de otros enfants terribles de la industria (Mark ejem Millar ejem ejem), no ha caído en el error de pensar que cualquier idea que se le pase por la cabeza es super cool. Un cómic de Ennis sigue siendo garantía de un mínimo de calidad, de un guión trabajado y de unos personajes bien ensamblados; y cuando leo uno, sólo puedo sentirme un poco decepcionado por el hecho de que la vena irreverente del autor deba salir a relucir a toda costa, lo que termina por deslucir algunas obras que, de ser más comedidas, jugarían en la división de las muy grandes (ahí tenéis Predicador si no me creéis).

Pero como iba diciendo, este The Boys #10 resulta ser un buen compendio de lo que se puede esperar cuando se abre un cómic de Ennis. En sus páginas se desvela (por fin) la historia del inmisericorde Carnicero, líder de The Boys, la unidad ultrasecreta de la CIA que le da nombre a la colección y que fue creada décadas atrás para controlar los desmanes de la comunidad superheroica, una panda de payasos adorados por el gran público como celebrities de Hollywood pero que, en el mejor de los casos, son unos completos descerebrados. Y en el peor, unos auténticos sádicos.

3

Sin entrar en detalles para no estropearos la lectura, diré que el relato se articula alrededor de las confesiones que Carnicero (“Butcher” en el original, no sé por qué no lo habrán dejado así) realiza frente al féretro de su difunto padre: un auténtico hijo de puta que amargó su infancia y la de su hermano, además de la vida de su madre. Nos encontramos, por tanto, ante una autobiografía monologada, como si de una adaptación libre de Cinco horas con Mario se tratara, que recorre momentos trascendentes de la vida del personaje, desde su mala juventud hasta su huida ante el temor de convertirse en un miserable como su padre, pasando por su ingreso en el ejército,  su participación en la Guerra de las Malvinas o la relación con su joven esposa… una concatenación de flashbacks que muestra algunas de las mejores virtudes de este guionista, como su gran pulso para las historias bélicas, su facilidad para implicar al lector con sus personajes o su (insospechada) habilidad para construir historias de gran calado emotivo en contextos cotidianos. Sin embargo, muchos pensarán ante el final de este cómic (tranquilos, esta reseña es spoiler free) que a Garth Ennis “se le ha vuelto a ir la cabeza con sus habituales burradas”… mientras que otros sabrán paladear el perverso placer de construir una historia mesurada, incluso íntima, para finalmente resquebrajarla con un ejercicio de sadismo.

Pero el grotesco giro de los acontecimientos no resulta gratuito en este caso, pues a través de él se redime en cierto modo al personaje de Carnicero y el lector pasa a comprender, quizás incluso compartir, sus motivaciones. De repente, muchas de las crueles decisiones tomadas por el misterioso líder de The Boys resultan menos incomprensibles, al tiempo que se evidencia el carácter manipulador del no menos misterioso agente Mallory, fundador de The Boys, que no dudó en utilizar los sentimientos personales de Carnicero para convertirlo en el perro de presa que necesitaba.

Layout 1

Me atrevería a decir que The Boys #10: Carnicero es uno de los mejores cómics de superhéroes publicado en los últimos meses, resultando especialmente interesante para los lectores habituales por su carácter esclarecedor, pero disfrutable también por aquellos que no han seguido la trama central de la colección al ser un arco argumental cerrado y bastante bien resuelto. Y es que, guste más o menos su rollo, hay que reconocerle a Garth Ennis su capacidad de contar historias que funcionan, que entretienen, que te implican e, incluso, te emocionan. Y eso es algo que muy pocos logran a día de hoy con una historia de súpers (si es que The Boys se puede considerar así). 8

 

 

The Boys 10: Carnicero
Garth Ennis y Darick Robertson
Dynamite Entertainment. Publicado en España por Norma. Rústica, 144 páginas, color, 15 €

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, Independiente, Reseñas

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “The Boys 10: Carnicero”

  1. Nato Perlta Says:

    Hola tengo una duda , acercade este tomo , se puede leer entonces si no he leido nada de The Boys , si es la primera vez que leo de esta historia , no voy a yener problemas ????

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s