Radiografía del nuevo universo Ultimate (Ultimate Marvel vols. 1 al 6)

Con seis volúmenes en la calle de Ultimate Marvel, esa cabecera que se ha inventado Panini para obligarnos a comprar las tres colecciones ultimate al mismo tiempo, va siendo hora de hacer balance y valorar si esta nueva etapa del universo alternativo de la Casa de las Ideas merece la pena. Y la respuesta, por ahora, es que sí (más o menos).

Para los que hayan estado fuera la última década, habría que decir que el Universo Ultimate fue (junto con el sello para adultos MAX) una de las grandes apuestas de Marvel para entrar con buen pie en el cambio de siglo. Ambas impulsadas por el que era nuevo editor jefe de la Casa de las Ideas, Joe Quesada, tenían como objeto ampliar la oferta de la editorial abriéndola a nuevos nichos de mercado y, en el caso concreto de Ultimate, renovar y poner al día el origen y carácter de los personajes más míticos de la factoría. No era un reseteo, sino un nuevo “universo” que se movía en paralelo a las colecciones Marvel habituales, con mayor libertad creativa y sin los lastres de la continuidad tradicional. No es que fuera un recurso editorial novedoso, desde luego, pero diez años después de su puesta en marcha, podemos decir que nunca antes se había llevado a cabo con tanto acierto.

Y es que las colecciones Ultimate acogieron algunos de los mejores cómics Marvel de la pasada década, como los colosales dos primeros arcos argumentales de The Ultimates (la versión “ultimatizada” de Los Vengadores), instant classic firmado por un pletórico Mark Millar cuando aún nos parecía el heredero espiritual de la épica oscura de Frank Miller; o la muy larga obra de autor Ultimate Spiderman, guionizada durante doce años por un a veces magistral, otras simplemente solvente, Brian Michael Bendis.

Pero este mundo Marvel alternativo corrió el riesgo de morir de éxito a finales de la pasada década, abotargado y saturado de cabeceras de dudosa calidad. El infalible instinto editorial de Joe Quesada le dijo que era el momento de poner un punto y aparte, cosa que se hizo con el lamentable crossover Ultimatum, bochornosamente guionizado por Jeph Loeb. Ultimatum fue, literalmente, una ola que se llevó por delante el status quo de las colecciones Ultimate, borrando del mapa a muchos de sus personajes más emblemáticos. Pero si algo bueno salió de dicha miniserie, fue la simplificación de este universo alternativo, que ha quedado reducido a sus tres cabeceras originales, y la posibilidad de inyectar nueva savia creativa.

Y en ese punto nos encontramos: tres únicas colecciones, The Ultimates, Ultimate Spiderman y Ultimate X-Men, ¿convenientemente? recogidas por Panini España en un único tomo mensual. Cada volumen recoge cuatro grapas americanas (una de las cabeceras disfruta de número doble de forma rotatoria), asegurando así al lector la posibilidad de acceder a todo el material Ultimate en una sola colección. Tiene ventajas, como la posibilidad de estar al tanto de toda la continuidad en un universo bastante coherente e intertextual, pero tiene una gran pega, y es que habrá muchos lectores que no quieran seguir las tres colecciones. ¿Nos obliga la propuesta de Panini a pagar por material que, de otra forma, jamás leeríamos? Es difícil de decir. Personalmente, no me gusta la solución (como tampoco me gustaba en el volumen mensual de Amazing Spiderman que inventó Forum y retomó Panini, pues nos hacía tragar colecciones arácnidas como Tangled Web o Web of Spiderman que, de otro modo, difícilmente hubieran llegado al tercer número en nuestro mercado, dada su escasa calidad).

Pero algo hay que decir a favor de este volumen recopilatorio mensual, y es que, a día de hoy, las tres colecciones ultimates tienen interés, sin llegar a resultar ninguna de ellas un lastre para el lector. No todas tienen la misma calidad, siendo Ultimate X-Men la más floja, pero el tono medio es notable. Aunque lo mejor será reseñar cada una de ellas de forma individual, primero porque son obras independientes, y segundo porque habrá muchos lectores de este blog que puedan acceder a ellas por separado. Ordenándolas de mejor a peor:

Ultimate Spiderman

Parece mentira que, a estas alturas, Ultimate Spiderman siga siendo la mejor colección sobre Spiderman publicada por Marvel, pero es cierto, y el principal culpable es Brian Micahel Bendis, que lleva más de 170 meses al frente de la misma, récord absoluto en el cómic superheroico. Ultimate Spiderman es una obra de autor, ni más ni menos, y no sólo porque el bueno de Bendis haya escrito todos y cada uno de los guiones, sino porque ha gozado de absoluta libertad creativa (o lo que más se le parezca en esta industria), hasta el punto de que ; se cargó a Peter Parker en el último número de la anterior etapa. Pero se lo cargó de verdad, sin trampa ni cartón y sin posibilidad de retorno, algo que nunca había sucedido con el personaje central de una colección Marvel (o DC) ;.

Y es que ya sabemos que lo mejor que se le pude dar a este autor de Cleveland es manga ancha, libertad para plantear sus historias; es entonces cuando alcanza sus mejores registros (los escépticos leed ALIaS, reseñado un poco más abajo), de igual modo que se convierte en un autor mediocre cuando trabaja como guionista por encargo, algo que queda demostrado en macrosagas como Civil War y, mucho me temo, AvsX (próximamente en estas páginas). Axel Alonso, actual director editorial de Marvel y mano derecha de Quesada, debe pensar algo similar, así que cuando Bendis realizó la (tristemente) controvertida propuesta de convertir a un chico afroamericano, Miles Morales, en el nuevo Spidey, se le dio vía libre.

Si Ultimate Spiderman había mantenido un tono medio notable con picos sobresalientes, demostrando su guionista una asombrosa capacidad de reinvención, este Ultimate All New Spiderman es un nuevo escenario que permite al autor poner en práctica otros conceptos e ideas. Desde los primeros números resulta patente que Bendis está comprometido con un proyecto que siente como propio, y el primer arco argumental retoma el mejor tono de la serie dejando de lado la sensación de hastío que transmitían algunos de los últimos episodios de la anterior etapa. Para colmo, todo está sazonado por las estupendas ilustraciones de Sara Pichelli, cuyo estilo va como anillo al dedo a los guiones de Bendis, hasta el punto de que me parece, junto con Mark Bagley y David Lafuente, una de las mejores dibujantes que han pasado por la serie. 7

The Ultimates

Esta nueva The Ultimates me provoca sensaciones confrontadas. El nuevo guionista, Jonathan Hickman, se dio a conocer con la historia The Nightly News (que también dibujaba), una serie limitada de Image Comics sobre conspiraciones, sectas y revoluciones que gozó de buenas críticas. En Marvel se ha encargado de los 4 Fantásticos, de la colección SHIELD y de algunos episodios de Ultimate Thor y Ultimate: Fallout, experiencia que le ha abierto las puertas como guionista de esta reencarnación del supergrupo iniciado por Mark Millar. Hay que reconocer que Hickman ha llegado con buenas ideas, algunas realmente interesantes, creando en pocos números (quizás demasiados pocos) una historia con gancho que deja en una situación comprometida a Nick Furia y sus chicos. El problema es que estas ideas parecen desarrolladas con precipitación y cierta torpeza; no se aprovecha todo lo que podrían dar de sí y se queman en un par de páginas escenas que, convenientemente desarrolladas, podrían llegar a ser memorables.

Aún no sé si esta precipitación es fruto del deseo de Hickman de enganchar a los lectores sin darnos la oportunidad de respirar, o si es una simple carencia del autor. Estará por ver en los próximos números, pero si el chico consigue dominar mejor la narrativa y da a sus ideas el tiempo necesario para que respiren y se desarrollen por sí solas, podemos estar ante un muy buen guionista. Algo parecido le sucede al aspecto visual de la historia: el croata Esad Ribic, es un ilustrador de estilo detallista acostumbrado a proyectos cortos, siendo este su primer trabajo mensual. Lo cierto es que en The Ultimates las ilustraciones de Ribic son elegantes y estilosas, con composiciones de página bastante espectaculares; e incluso en algunas viñetas he creído encontrar (que dios me perdone) un cierto aroma al maestro argentino Juan Giménez, sobre todo a la hora de recrear ambientes tecnificados. Pese a todo, la sensación global es que los dibujos del croata están incompletos, con algunas viñetas excesivamente esquemáticas, en contraste con otras que parecen más trabajadas. Por otra parte, su desarrollo narrativo me parece un poco atropellado (incluso hay fallos de racord), quizás porque deba seguir el ritmo también precipitado del guión. Aun así, hay una evolución palpable en los números que conforman estos seis primeros volúmenes.

Pese a todo, The Ultimates se lee con interés e invita a saber cómo continúa la historia; si sus autores consiguen crecer a la par que la colección, puede llegar a ser un cómic de supergrupo muy muy recomendable. 6

Ultimate X-Men

La cabecera mutante tiene varias cosas buenas, el problema es que ninguna de ellas es atribuible a su guionista, Nick Spencer. Y es que el trasfondo donde se desarrolla esta nueva etapa de Ultimate X-Men es verdaderamente interesante: tras el ataque terrorista de Magneto contra Nueva York, en el que falleció buena parte del elenco de personajes habituales, los mutantes se han convertido en auténticos parias de la sociedad. A esto debe sumarse el sorprendente descubrimiento de que “los hijos del mañana” no son fruto de una evolución natural, sino el producto de un experimento genético desarrollado por el Gobierno de los Estados Unidos (¡cuánto juego está dando la búsqueda del supersoldado!).

El resultado es una sociedad norteamericana cuasi militarizada, racismo exacerbado contra los “mutis”, revueltas antigubernamentales en las principales metrópolis y una nueva ley que permite disparar a matar contra los mutantes que no acepten ser internados en campos de concentración.

La premisa es potente y da mucho juego, sólo que no es mérito del guionista, sino de alguien que la creó hace tres décadas, un tal Chris Claremont, concretamente. Y es que este nuevo universo Ultimate se parece cada vez más al futuro que nos describían sagas tan míticas como “Días del futuro pasado”. Lamentablemente, Nick Spencer no parece que esté aprovechando este magnífico trasfondo argumental, capaz de alimentar historias de calado social, político y moral, y lo está reduciendo todo a una historia de supervivencia protagonizada por una pandilla de jóvenes mutantes adolescentes (como las Tortugas Ninjas).

Sí habla de política y de racismo, pero lo hace de una manera torpe, desde una perspectiva intrascendente, rascando sólo la superficie. Uno de los problemas es que la serie carece de personajes de peso; un cómic que pretende hablar de conspiraciones políticas y de desigualdad no puede estar protagonizado por una pandilla de niñatos que no paran de hacer chistes. Creo que si eres guionista de Ultimate X-Men y te acaban de borrar de un plumazo a dos personajes potentísimos como son Charles Xavier y Magneto, tu primer objetivo debería ser crear dos nuevos roles a la altura.

El resultado es que Ultimate X-Men tiene algunas líneas de diálogos interesante, incluso escenas con gancho, pero su lectura no te implica. Simplemente pasas páginas a la espera de que la historia despegue, porque tiene potencial como para ello.

Para colmo, el apartado visual acaba de condenar la experiencia. Paco Medina es el enésimo ilustrador manga-styled que desembarca en el cómic USA, algo que, personalmente, comienza a aburrirme. Sus páginas carecen de personalidad y tiene un grave problema a la hora de dibujar adultos sin que parezcan chavales de quince años. La sensación es que su estilo colorista no cuadra con el tono que Spencer quiere dar a la serie, desdramatizando el conjunto de manera dramática.

Pese a todo lo dicho, yo le daría un voto de confianza a la serie; Spencer me parece un buen narrador que, simplemente, no ha encontrado aún la historia, pero puede que, si da con ella, sea capaz de escribir un cómic interesante. 5

Ultimate Marvel
Varios autores
Marvel. Publicado en España por Panini. Volúmenes recopilatorios en rústica, 105 páginas aprox., color, 5,99 € c/uno

Explore posts in the same categories: Cómic USA, Marvel, Reseñas

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s