The New 52: La Cosa del Pantano nº1

Ya iba siendo hora de que cayera la primera reseña del Nuevo Universo DC, y la elegida para la ocasión ha sido La Cosa del Pantano, de Scott Snyder. Para los que no seáis muy dados a seguir la periodicidad americana o, simplemente, no seáis lectores habituales de DC, habría que explicar que el pasado verano la editorial neoyorquina hizo tábula rasa mediante el crossover Flashpoint que, al igual que Crisis en Tierras Infinitas en 1985, no es sino una estrategia editorial para “sanear” su continuidad, es decir, borrar incoherencias argumentales acumuladas a lo largo de décadas y relanzar todas sus colecciones desde el nº1 (lo que, de paso, facilita la entrada de nuevos lectores).

El resultado de este reseteo ha sido 52 nuevas colecciones (“The New 52”) que marcan un nuevo comienzo para los principales personajes de la editorial, al tiempo que se intentan recuperar otros que han estado en un segundo plano durante los últimos años. Y tras leer varios números de las principales colecciones (para qué os voy a engañar, no me he leído las 52), he decidido comenzar por La Cosa del Pantano, sin duda una de las más recomendables a la par que inesperadas.

A cargo del guión nos encontramos con un espléndido Scott Snyder, que no hace sino crecer con cada página que escribe. Si ya fue lo más destacable de American Vampire (donde muchos le descubrimos), creo no equivocarme al decir que es, junto con Geoff Johns y Jeff Lemire, uno de los autores más en forma del Nuevo Universo DC (nUDC desde ahora). En esta reinterpretación de la Cosa del Pantano, Snyder recupera el tono intimista, casi atormentado, que Alan Moore aportó al personaje, pero a su vez dota a la narración de unas dosis de acción y terror verdaderamente conseguidas. El resultado es un cómic inquietante y absorbente, con una lectura abocada al constante page turning, que dirían los angloparlantes, y que deja un agradable regusto a reencuentro en el paladar del lector veterano, al tiempo que introduce perfectamente el personaje y su trasfondo a los nuevos lectores. Justo lo que debieron pedir los editores.

La trama que plantea Snyder está estrechamente ligada a la de otro de los personajes felizmente recuperados en estos “Nuevos 52”: me refiero a Animal Man (de Jeff Lemire), ya que ambos personajes deben enfrentarse en sus respectivas colecciones a la Putrefacción: una de las tres fuerzas elementales de la naturaleza que, junto con el Verde (el campo vital que imbuye y conecta toda la vida vegetal del planeta) y el Rojo (su homólogo para la vida animal), constituye el ciclo eterno de todas las cosas.

Según la mitología planteada por Snyder y Lemire, heredera de los conceptos que Jamie Delano estableció durante su etapa en Animal Man, estas tres fuerzas han mantenido un equilibrio a lo largo de la historia, pero la Putrefacción (encarnación de la muerte y la necrosis) ha roto el círculo al intentar extenderse sobre la tierra más allá de sus dominios. Ahora corresponde al avatar del Verde, la Cosa del Pantano, y al protector del Rojo, Animal Man, enfrentarse a esta plaga que ansía devorar toda vida conocida. Pese a ello, Alec Holland se muestra reacio a renunciar a su humanidad y abrazar su destino como guerrero del mundo vegetal.

Esta es la premisa con la que Snyder arranca la colección, describiéndonos una situación de guerra desatada entre las fuerzas de la naturaleza, una guerra que se hace cada vez más abierta y manifiesta incluso para los poderes ajenos al conflicto. Paralela a esta batalla, el autor nos muestra otra lucha: la que libra en su interior el propio Alec Holland, que se debate entre el temor a perder su propia identidad y la responsabilidad que le embarga.

Aunque en un principio la trama pueda resultar un tanto abigarrada, y aunque en estos primeros números se abuse de los diálogos “explicativos” para sentar las bases argumentales y describir la extraña situación de partida, la lectura resulta plenamente satisfactoria y está salpicada de unos giros de guión bastante bien elaborados. Advertencia para los lectores sensibles (¿de verdad queda alguno?): hay escenas ciertamente desagradables, en la tradición del mejor cómic pulp del que La Cosa del Pantano es directo deudor; pasajes concebidos para provocar el escalofrío que están muy bien ejecutados por Yanick Paquette a los lápices.

Cabe decir que gran parte del mérito de que este primer volumen de La Cosa del Pantano sea un producto tan redondo es del ilustrador canadiense, que logra transmitir esa sensación de abundante vida vegetal sin resultar opresivo en su dibujo. Quizás esa separación “orgánica” de las viñetas que realiza en las splash pages provoque una lectura un tanto confusa en ocasiones, pero no desmerece un resultado global que toca alto tanto en las escenas cotidianas como en las de acción, y que logra ser realmente inquietante cuando debe serlo.

En definitiva, un cómic muy recomendable que con este primer volumen de ECC (el cual incluye las cuatro primeras grapas USA) se destapa como uno de los imprescindibles (si no el que más) de las nuevas colecciones DC. 8

 

La Cosa del Pantano #1
Scott Snyder & Yanick Paquette
DC Comics. Publicado en España por ECC, 96 páginas, color, 8,95€

Explore posts in the same categories: Cómic USA, DC Comics, Reseñas

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s