The Boys: El Tiovivo

Nuevo volumen de The Boys (el noveno, para ser exactos), la serie en la que Garth Ennis hace uso de su negro sentido del humor para ridiculizar el género superheroico, santo y seña del cómic USA. Si el anterior tomo publicado por Norma (El Afable Escocés) recogía una suerte de impás respecto a la trama principal, en este, titulado El Tiovivo, Garth Ennis retoma el hilo narrativo central y aporta jugosas novedades, entre ellas el origen de este grupo “alegal” de agentes del gobierno formado para vigilar y controlar los posibles desmanes de los superhéroes.

Para los no familiarizados con The Boys, sirva como breve explicación que en este cómic los súpers no son precisamente unos héroes ejemplares, sino la pieza central de una enorme maquinaria de márketing orquestada por la todopoderosa multinacional Vought-American, que hace uso de ellos como fuente de ingresos al tiempo que tapa cualquier escándalo en el que sus supertipos se vean involucrados, que no son pocos, dado su carácter vicioso, pendenciero e incompetente.

En este nuevo volumen, que recoge los números 48 a 59 de la edición americana, se narran básicamente dos historias: por un lado, una larga reunión entre Hughie, miembro más reciente de The Boys, y el coronel Mallory, creador del grupo en la década de los 50 como una división de la CIA. En el transcurso de este encuentro “el viejo Mallory” le desvela por fin las motivaciones originales que le llevaron a poner en marcha semejante iniciativa, al tiempo que le explica las peculiares circunstancias del reclutamiento de Carnicero, actual líder de The Boys al que algunos, incluido el propio Hughie, comienzan a considerar fuera de control. Paralelamente, Ennis nos muestra la investigación iniciada por Carnicero en torno al asesinato de una serie de prostitutas, aparentemente a manos de Jack, uno de los miembros más antiguos de Los Siete, principal grupo superheroico de Vought-American. Desde un principio, Carnicero sospecha que están siendo manipulados para provocar el enfrentamiento final entre su división y el grupo de súpers más poderoso del mundo.

El Tiovivo no deparará ninguna sorpresa a los lectores habituales de esta colección de Dynamite Entertainment, que ya estarán de sobra habituados al tono gamberro, explícito y pasado de rosca que emplea Garth Ennis en The Boys.  El relato mantiene la calidad notable que el autor escocés alcanza en casi todo lo que escribe, y posee el aliciente de suponer un importante avance en la trama principal, algo que se echaba de menos en las últimas entregas. Desconozco si Ennis tiene previsto algún tipo de desenlace para la colección, pero los acontecimientos que empieza a mostrar hacen prever una conflagración en la que rodarán muchas cabezas, y que probablemente supondría el final del actual status quo de la serie.

Llama la atención que en este volumen tampoco hace acto de presencia el ilustrador Darick Robertson, co-creador de la serie que también estuvo desaparecido en el anterior volumen. Toman el relevo Russ Braun, John McCrea y Keith Burns, y si bien el aspecto visual de The Boys nunca ha sido su punto fuerte, para mi gusto sería de agradecer cierto continuismo en el estilo establecido por Robertson y que ya es característico de la colección. Quizás sea Braun el que más logra mimetizarse con el aspecto habitual de The Boys, con un uso frecuente de los primeros planos y de un trazo grueso de tinta que le da una imagen recargada a las viñetas, aunque los personajes muestren rasgos incluso cómicos en algunas expresiones. Todos los dibujantes, eso sí, prestan especial cuidado a la fisionomía interna del cuerpo humano, con exquisito detalle de todas las vísceras desparramadas en los momentos de violencia; sin duda, una de las máximas dada por Ennis a cada uno de sus ilustradores.

Los románticos (ejem) estarán encantados de saber que la improbable historia de amor entre Hughie y Annie, una de las más jóvenes componentes de Los Siete, tiene en este volumen un nuevo giro de tuerca. Para mi sorpresa, he de decir que Ennis se mueve sorprendentemente bien en estos lances narrativos, pues ha sabido esbozar una relación romántica honesta y compleja, bastante creíble y carente de cualquier cliché, lo que viene a demostrarme una vez más que el escocés, cuando deja a un lado ese carácter golfo que le identifica y a veces le pierde, puede llegar a ser un magnífico escritor. La relación entre Hughie y Annie supone, además, un contrapunto que reconcilia al lector con el mundo que se nos describe, el cual, si se le despoja de todo su humor negro, resulta ser un lugar bastante sórdido y miserable.

Podemos celebrar, por tanto, que The Boys se mantiene en forma. Vuelven sus páginas cargadas de tetas, palabrotas, casquería y violencia, pero si los árboles nos dejan ver el bosque, encontraremos también una historia tejida con personajes complejos e inteligentes, que dibuja una alegoría un tanto inquietante del universo comiquero y de cómo el sistema crea sus propios fuegos de artificio para distraernos de lo que de verdad importa. 7

The Boys #9: El Tiovivo
Garth Ennis & varios
Dynamite Entertainment. Publicado en España por Norma Editorial, 288 páginas, 18€

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, Reseñas

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s