Los Vengadores (Joss Whedon, 2012)

Según acumulas años resulta más complicado que las cosas te ilusionen o te sorprendan, pierdes la capacidad de fascinación que tenías durante la infancia y la adolescencia. Así que, cada vez que veía una película de Marvel en el cine, me asaltaba la misma idea: “si hubiera visto esto con quince años, hubiera alucinado”; pero lo cierto es que, salvo honrosas excepciones (como el Iron Man de Jon Favreau o los X-Men de Bryan Singer), las producciones de la Casa de las Ideas siempre me han dejado más bien frío. Es por eso que siempre tendré que agradecerle a Joss Whedon que me haya hecho sentir en el cine como si regresara a los quince años, porque he disfrutado de Los Vengadores sin paliativos, me he divertido como hacía tiempo que no me divertía en el cine.

Whedon tiene una reputación bien ganada entre la comunidad comiquera gracias a producciones televisivas como Buffy o la muy de culto Firefly, y a su etapa como guionista de Astonishing X-Men, probablemente la mejor colección mutante en muchos años. Con estos antecedentes, no eran pocos los que tenían puestas sus esperanzas en este realizador para que, por fin, pudiéramos ver una película de Marvel que no sólo funcionara en taquilla, sino que también ofreciera unas cuotas de calidad similares a las que DC Entertainment estaba logrando con el Batman de Chirs Nolan. Vaya por delante que yo no me contaba entre ellos; después de fiascos como Thor y Capitán América, o del bajón que supuso Iron Man 2 respecto a la magnífica primera parte, no esperaba nada bueno de Los Vengadores. ¡Cuánto me equivocaba! Quizás la película de Whedon no sea un ejercicio de estilo como el Dark Knight de Nolan, quizás tenga un argumento mucho más simple y carezca de un malo tan absolutamente memorable como el Joker de Heath Ledger, pero en cuanto a divertimento puro, Los Vengadores es imbatible. Si os aburrís viendo esta película, tenéis un problema.

El argumento nos cuenta cómo el dios asgardiano Loki roba un artefacto de poder, el tan traído Cubo Cósmico de Hydra, para abrir un portal entre la Tierra y el otro extremo del universo; dicho portal debe franquear el paso a un ejército de pesadilla capaz de someter sin apenas esfuerzo a la débil raza humana. Ante esta amenaza incontestable con armas convencionales, Nick Furia, director de SHIELD, decide acudir a un plan desesperado: “la Iniciativa Vengadores”, que congregará a un extraño grupo de hombres que debe servir como fuerza de choque ante la guerra que está por llegar.

Huelga decir que el argumento de Los Vengadores es lo de menos, no es más que la excusa para desplegar un guión muy bien escrito y planificado al detalle, de modo que todos los personajes, todas las escenas de acción y todos los gags funcionan de manera sorprendente. Joss Whedon da una lección de cine a todos los realizadores de blockbusters que nos han estragado durante la última década con hueca pirotecnia, personajes planos y gags bochornosos que movían más a la vergüenza ajena que a la risa. Y la clave es el guión. Se lo volveré a repetir a los señores de Hollywood: el GUIÓN. Ninguna película, ni siquiera un blockbuster palomitero, funciona sólo a base de explosiones y millones en CGI. Los buenos guiones no son sólo para el thriller policíaco y el drama, también son imprescindibles en el cine de acción y en la comedia. Lo sabe Tarantino, lo sabe Nolan, y vaya que si lo sabe Whedon, único firmante del guión de Los Vengadores, que funciona como un reloj en cada una de sus escenas de acción, bien escritas y rodadas, y en cada uno de sus diálogos cómicos, siempre divertidos, siempre afilados e ingeniosos.

Y es que Los Vengadores es, además, una gran comedia, de las más divertidas que he visto en mucho tiempo, lo que termina por ser otro gran acierto del director, que opta por desmitificar a los mitos, consciente de que Thor, Iron Man o El Capitán América carecen de la vis dramática de personajes como Batman. Para que funcionara, Los Vengadores debía ser una película irreverente, capaz de burlarse de sí misma, y Whedon logra darle el tono justo entre la comedia y la épica.

The Ultimates, de Mark Millar y Bryan Hitch

En este sentido, estos Vengadores son muy deudores de los Ultimates de Mark Millar, la reinterpretación del grupo superheroico que el autor escocés realizó la pasada década. Millar despojó a estos personajes de su impostada solemnidad y les dio el carácter gamberro de una banda de rock, los convirtió en un equipo formado por egos explosivos en constante choque, capaces de trabajar en conjunto sólo cuando las circunstancias se tornan desesperadas. Joss Whedon decide apropiarse con descaro de esta modernización de Los Vengadores concebida por Millar en su mejor momento creativo. El resultado es inmejorable, pues Whedon logra que el carácter de cada uno de los protagonistas sea más reconocible incluso que en sus respectivas películas. Especialmente dignos de mención son los casos de Hulk o Viuda Negra, que en esta película funcionan sorprendentemente bien, cuando hasta ahora habían resultado más bien pobres en sus versiones cinematográficas.

A este respecto, no me puedo cansar de destacar cómo Robert Downey Jr. se ha apropiado por completo del personaje de Tony Stark. Ya lo hizo en Iron Man y vuelve a hacerlo en Los Vengadores, donde se bebe todas las escenas en las que aparece, hasta el punto de que su playboy desvergonzado, cínico y encantador me resulta la mejor interpretación que he visto en cine de un superhéroe (sí, mejor que el Batman de Christian Bale). Y mientras lo ves en pantalla, uno no puede quitarse la sensación de que esta mímesis se debe, en gran medida, a que el propio Robert Downey Jr. debe tener mucho del personaje que construye.

En conclusión, Los Vengadores es, junto con Dark Knight, la mejor película de superhéroes que ha llegado al cine. Más divertida que esta última, pero menos compleja y sin las aspiraciones artísticas que posee el Batman de Chris Nolan. De cualquier modo, el film resulta una delicia para los aificionados al noveno arte que hemos crecido con estos personajes, y un blockbuster tremendamente divertido para aquellos espectadores a los que sólo les suenan de verlos en camisetas y alguna que otra portada. Los Vengadores demuestra que el cine de superhéroes puede funcionar si se pone en manos de directores/autores que conozcan bien el potencial (cómico, dramático y simbólico) de los personajes que manejan, y se les da un total control sobre el proyecto, desde el guión hasta la dirección. Por cierto, hay sorpresa después de los dos primeros minutos de los créditos finales, una sorpresa que valorarán especialmente los aficionados marvelitas más veteranos (y no, no es un skrull, como se está diciendo por ahí). De verdad, no os la perdáis. 8

Safe Creative #1204291550469

Explore posts in the same categories: Cine y series, Marvel, Reseñas

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

4 comentarios en “Los Vengadores (Joss Whedon, 2012)”


  1. […] Y llegando a esta Amazing Spiderman, sólo puedo decir que me parece tan mala como las de Raimi, sólo que más artificial y menos pretenciosa. A los mandos tenemos a Marc Webb, realizador que obtuvo cierto renombre en la escena indie gracias a su primer film (500) Days of Summer, una comedia que encantó a los sectores más festivaleros gafapastiles de la audiencia, aunque a mí me resultó un truñaco más bien infumable con una coprotagonista verdaderamente insoportable. De cualquier modo, si alguien esperaba que Webb iba a imprimir un toque de creatividad alternativa a la peli que se desengañe, porque no es más que un empleado del estudio, un meritorio que ha hecho lo que le dicen y que firma una peli hueca y sin alma diseñada escena a escena en los despachos de marketing. Supongo que ese es otro de los motivos de que finalmente prescindieran de Brian Michael Bendis (guionista de Ultimate Spiderman) como productor ejecutivo: Sony no es Marvel, nada de dejarle el control de un proyecto de 200 millones de dólares a un friki amante del personaje que no va a permitir que la productora le diga cómo tiene que rodar ni un plano (sí, me refiero a Joss Whedon y su maravillosa The Avengers). […]

    Me gusta


  2. […] Y llegando a esta Amazing Spiderman, sólo puedo decir que me parece tan mala como las de Raimi, sólo que más artificial y menos pretenciosa. A los mandos tenemos a Marc Webb, realizador que obtuvo cierto renombre en la escena indie gracias a su primer film (500) Days of Summer, una comedia que encantó a los sectores más festivaleros gafapastiles de la audiencia, aunque a mí me resultó un truñaco más bien infumable con una coprotagonista verdaderamente insoportable. De cualquier modo, si alguien esperaba que Webb iba a imprimir un toque de creatividad alternativa a la peli que se desengañe, porque no es más que un empleado del estudio, un meritorio que ha hecho lo que le dicen y que firma una peli hueca y sin alma diseñada escena a escena en los despachos de marketing. Supongo que ese es otro de los motivos de que finalmente prescindieran de Brian Michael Bendis (guionista de Ultimate Spiderman) como productor ejecutivo: Sony no es Marvel, nada de dejarle el control de un proyecto de 200 millones de dólares a un friki amante del personaje que no va a permitir que la productora le diga cómo tiene que rodar ni un plano (sí, me refiero a Joss Whedon y su maravillosa The Avengers). […]

    Me gusta

  3. Mninha Says:

    Creo que me voy a apuntar este artículo en favoritos como ejemplo de que tú y yo sí que podemos ponernos de acuerdo sobre una película😉

    En este caso a mí me arruinaron un poco la experiencia las expectativas. No las propias (confío plenamente en Joss Whedon y sabía que lo iba a hacer bien, jeje), sino las ajenas. Vi la película a la semana de su estreno y durante toda esa semana la mayoría de mis contactos de Twitter la pusieron por las nubes. Desaforadamente. Poco menos que les cambió la vida, ya sabes.

    Aun así, me gustó mucho. Lo pasé muy bien viéndola, aunque eché de menos… no sé cómo explicarlo… tal vez tener la sensación de que iba a salir mal, de que iban a perder, aunque en el fondo supiera que iban a ganar, no sé si me explico. Eché de menos sufrir un poquito. Pero eso no empaña el resto😉

    PD: Robert Downey Jr. ES Tony Stark. No le insultes diciéndole que está interpretando un papel, hombre😛

    Me gusta

  4. Daniela Campos Says:

    No me considero fan de los cómics, pero sin duda una de los grandes aciertos de The Avengers, es que es una película ideal para todos los gustos y todas las edades, ya que logra captar la atención de cualquiera.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s