V de Vendetta (de Alan Moore y David Lloyd): “Recuerda, recuerda el 5 de noviembre”

El 5 de noviembre es una fecha marcada con tinta roja en la historia del noveno arte gracias a V de Vendetta, una de las dos grandes obras maestras de Alan Moore, en la que el británico hace su peculiar canto al anarquismo a través de uno de los mejores personajes jamás vistos en este medio: V. Ya sabéis: “recuerda, recuerda el 5 de noviembre”.

Para los que no sepáis qué sucedió el 5 de noviembre de 1605, habría que decir que ese día el terrorista Guy Fawkes, brazo ejecutor de la que se dio en llamar “conspiración de la pólvora”, intentó volar por los aires el Parlamento Británico con todos los representantes del pueblo dentro. El atentado fracasó, y lo que durante siglos se ha celebrado en Gran Bretaña como un triunfo contra aquellos que intentaron desestabilizar el reino de Inglaterra y la Iglesia  Anglicana, fue tomado y reinterpretado por Alan Moore y David Lloyd como símbolo de la lucha de un solo hombre contra un estado corrupto y opresor. Así, V se cubre el rostro con la máscara de Guy Fawkes, “el único hombre que ha entrado en el Parlamento con honestas intenciones”, y comienza su lucha justo donde fracasó la del original: volando por los aires la Cámara de los Lores.

Con tan explosiva y simbólica ouverture comienza V de Vendetta, que nos narra la lucha de un terrorista solitario contra el régimen totalitario, ultrarreligioso y homófobo que gobierna en Gran Bretaña. Aunque el cómic se ambienta en un futuro distópico (en la tradición de muchas de las grandes obras de la SciFi anglosajona), a ningún lector de la época se le podía pasar por alto que el joven Moore estaba retratando su personal visión de la realidad política de Gran Bretaña en la década de los 80, gobernada por la muy conservadora Iron Lady: Margaret Thatcher. El cómic, que comenzó a publicarse en la revista inglesa Warrior en 1980 y que fue reeditado y completado por DC en 1982, apelaba al espíritu crítico de los lectores e instaba a un papel activo del pueblo, que de permanecer inane, parecían decirnos sus autores, se encaminaba a un futuro como el mostrado en la obra, en manos de una clase política carente de moral y corrupta.

A través de trescientas páginas, Moore y Lloyd hacen una crítica feroz no sólo al totalitarismo, sino también a la sociedad de consumo y los medios de comunicación como aparatos usados por la clase dominante para adormecer la conciencia colectiva. Como alternativa a este gobierno de unos pocos sobre la mayoría, Alan Moore plantea por boca de V una única alternativa: la Anarquía. No la anarquía como ausencia de orden, sino como “el orden voluntario aceptado por hombres libres” y no impuesto por un sistema de gobierno coercitivo.

Alan Moore desarrolla esta tesis política y social a lo largo de la obra, en la que se nos narra cómo V, un agente del caos y la destrucción, desestabiliza el régimen instaurado con sus atentados y asesinatos, al mismo tiempo que prepara para la segunda fase de su plan a Evey Hammond, una joven idealista empujada a la prostitución por la crisis económica que atraviesa el país, y a la que el propio V salva de una violación y posterior asesinato a manos de la policía. Si V es la fuerza destructora, un terrorista metódico e implacable, Evey es la fuerza creadora que deberá guiar al pueblo hacia la libertad una vez el sistema se rompa en mil pedazos, y con este fin la prepara V, su mentor a lo largo del cómic.

En los aspectos estrictamente formales de esta serie limitada de 10 números (no la llaméis novela gráfica, porque no fue ideada como tal), cabría destacar la profundidad de los lápices de David Lloyd, que crea un escenario oscuro y opresivo para la historia, con unas ilustraciones donde las sombras son más importantes que lo que se nos muestra, dotando, además, al personaje de V de una poderosa presencia que se ha convertido ya en todo un icono cultural. También se podría ensalzar la detallada narrativa de Moore, que vuelve a ofrecernos un mundo complejo lleno de recovecos y auto referencias que sólo se descubren cuando has leído el cómic varias veces; o subrayar que, pese a la densidad argumental, V de Vendetta se lee y se comprende sin resultar tediosa.

Es cierto que Alan Moore era aquí un autor joven que aún no dominaba la narración como en obras posteriores, también es cierto que hay cierto exceso en el número de personajes y que a todos se los intenta dotar de un trasfondo dramático de peso, lo que quizás termina por hacer la obra más enrevesada de lo necesario. Pero son males menores ante la potencia de un autor en pleno éxtasis creativo y firmemente convencido del mensaje que lanza al mundo. Un mensaje que, por cierto, alerta de muchos de los males que nuestro mundo adolece hoy día: desde la pérdida de libertades en aras de una mayor seguridad colectiva, hasta la necesidad de que el pueblo levante la voz contra un sistema de codicia insaciable y carente de moral.

Así que, si aún no habéis leído V de Vendetta, hoy es un buen día para hacerlo, porque varias décadas después su mensaje continúa igual de vigente. No en vano, V ha sido rescatado 30 años después por el imaginario colectivo como estandarte de la lucha contra un sistema colapsado. Eso nos da una idea de cuán poderoso es el símbolo creado por Alan Moore y David Lloyd. 10

V de Vendetta
Alan Moore & David Lloyd
Vertigo (DC Comics). Editado en España por Planeta De Agostini Comics (400 páginas, cartoné, 35€) y ECC Ediciones (288 páginas, rústica, 16,95€)

Safe Creative #1111070464919

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, DC Comics, Reseñas

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s