Soy una Matagigantes (I Kill Giants)

Soy una matagigantes es una novela gráfica sensible, sutil e inteligente, que pone de manifiesto, una vez más, que casi siempre lo mejor de este mundillo se publica lejos del contexto superheroico. La libertad creativa que ofrecen a los autores las pequeñas editoras o los sellos indies de las grandes casas (como en este caso) permite el desarrollo de obras personales y complejas, alejadas del enfoque juvenil que el sector suele tener de su público. Pero, al mismo tiempo, el que estas obras sean lanzadas al amparo de estos sellos “menores” las condenan al desconocimiento por parte del público masivo, pues la maquinaria de marketing queda reservada para los lanzamientos estrella de cada editorial. En este caso hay que reconocer a Image, que comenzó allá por los 90 como fotocopista del universo Marvel, la excelente labor que está realizando al apostar por obras más o menos arriesgadas que se salen de la oferta habitual del cómic USA.

Este es el caso de la obra de Joe Kelly, un autor al que conocíamos de algunos arcos argumentales más o menos subversivos en colecciones tan tradicionales como la Liga de la Justicia, pero que en Soy una matagigantes hace un auténtico ejercicio de sinceridad y busca sorprender al lector no (solo) con su carácter contestatario, sino con una historia honesta, sensible pero no sensiblona, en la que el escritor pone mucho de sí.

Barbara es la menor de tres hermanos y tiene un carácter raro e introvertido, en gran medida porque se enfrenta a un problema difícil de asumir para cualquier chica de 5º grado. Su particular manera de sobrellevar su complicada situación familiar es prepararse concienzudamente para su misión sagrada: defender al mundo de los gigantes que algún día volverán a caminar sobre la tierra (aunque nadie más lo crea). Su entrenamiento como matagigantes le ayuda a evadirse de su triste realidad, pero todos a su alrededor se preguntan si es sana tanta obsesión, si los gigantes alegóricos de los que habla Barbara no pueden convertirse en un problema real. ¿O puede que los gigantes no sean una simple metáfora?

Es difícil explicar la historia de esta novela gráfica sin desvelar aspectos claves de la trama que debería descubrir cada lector, o más bien debería “interpretar”, ya que algunos puntos de la historia están sujetos a múltiples lecturas que quedan a expensas del que se encuentra pasando las hojas. Pero no por ello Soy una mata gigantes es una obra ambigua o abierta; Joe Kelly nos cuenta una historia con piel y corazón que tiene un mensaje claro, una enseñanza difícil de aprender pero necesaria para la vida, al tiempo que reflexiona sobre la imaginación, su capacidad para entrelazarse con la realidad, y su peligroso potencial como droga para el escapismo.

La relación entre este constante juego imaginación-realidad conforma la médula espinal de la historia, comenzando por el título que nos refiere a otro personaje perdido en su propia imaginación (Don Quijote y sus batallas con otros gigantes), y continuando por diversos pasajes del relato, como las partidas de Dungeons & Dragons que dirige la protagonista (“la mejor master que hemos tenido”) o su difícil relación con la psicóloga del instituto.

En cuanto al aspecto visual del cómic, hay que reconocer la gran labor del autor hispano-japonés JM Ken Niimura, un neófito (si no me equivoco) en esto de la novela gráfica, pero que lo hace mejor que muchos veteranos. Nada más hojear el volumen llama la atención su poderoso estilo manga, la espectacular composición de páginas y la personalidad que tiene su lápiz, sobre todo a la hora de imprimir expresividad a sus personajes. Un lujo de ilustrador, sobre todo si tenemos en cuenta su potencial. Sólo le pondría un par de peros: el abuso de las líneas cinéticas para expresar dinamismo y el exceso de mancha en algunas viñetas, que dan un resultado un tanto emborronado para mi gusto. En su debe también se encuentra una mejora de la composición narrativa de las páginas, ya que en algunos momentos no queda claro cómo se está desarrollando la acción o qué personaje está haciendo o diciendo qué. Aunque supongo que, para un dibujante, lo más difícil a la hora de ilustrar un cómic no es dibujar las viñetas, sino realizar la composición y desarrollar la narración visual; así que hemos de suponer que Niimura mejorará sustancialmente en estos aspectos.

En definitiva, Soy una matagigantes es un cómic sobresaliente en casi todos los aspectos, con una propuesta muy inusual en el cómic norteamericano. En una industria tan testosterónica como ésta, es de agradecer semejante ejercicio de sinceridad, sensibilidad e inteligencia. Lo recomiendo a todos. 9

Soy una matagigantes
Joe Kelly & JM Ken Niimura
Image Comics. Publicado en España por Norma Editorial, 224 páginas, b/n, 12€

Safe Creative #1101238319274

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, Image, Reseñas

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s