Cerebus the Aadvark: ‘Alta Sociedad’, de Dave Sim

Tras años escuchando hablar de las excelencias de Cerebus the Aardvark, ese cómic convertido en icono de la selecta clientela indie, por fin se han publicado en España (tras años de negativas del autor) las prestigiosas aventuras de este cerdo hormiguero. ¿Cerdo hormiguero? Sí, Cerebus, el particular protagonista de esta serie, es un cerdo hormiguero que recorre las tierras de Estarcion espada en mano, cual émulo de Conan el Bárbaro.

Para el magno acontecimiento del debut de Cerebus en España, se eligió la pasada edición del Salón del Cómic de Barcelona como lugar de presentación, donde Cerebus hizo acto de presencia de la mano de la editorial Ponent Mon, convirtiéndose inmediatamente el volumen que reseño, ‘Alta Sociedad’, en uno de los imprescindibles para toda la prensa especializada del país. “Ni se os ocurra abandonar el Salón este año sin llevaros en la bolsa un ejemplar de Alta Sociedad“, decían. “Son 30 euracos”, pensaba yo, “pero la obra debe merecerlos”. Pues no, no los merecía.

Pero no adelantemos acontecimientos. Cerebus the Aardvark es el cómic creado, escrito e ilustrado por el autor canadiense Dave Sim. Comenzó a publicarse en 1977 como un cómic-book de espada y brujería, pero a medida que el personaje se consolidó las historias de Cerebus ganaron en profundidad y fueron evolucionando hacia relatos que abordaban temas más complejos, como la política, el uso de la religión como herramienta de poder o el peso de los lobbys económicos en la gestión de los gobiernos… sí, sí, todo ello sin cambiar de protagonista ni el mundo épico-medieval que le sirve de trasfondo.

Con el tiempo, y como es norma en el panorama del cómic actual, los diversos arcos argumentales de la serie se han ido publicando en volúmenes como si de novelas gráficas se trataran. Pues bien, esta decana colección desembarca en España con el segundo de estos volúmenes, Alta Sociedad (publicado originalmente en 1986), un relato en el que nos encontramos a un Cerebus ya desarrollado como personaje, con un sinfín de secundarios que orbitan a su alrededor, y en el que el cerdo hormiguero ejerce (a regañadientes) como diplomático de la poderosa ciudad-estado de Palnu, con la que, suponemos, debió tener una importante relación en el pasado (para más referencias, ver Vol. 1, ¡ah no, que no se ha publicado!). Cerebus, sin embargo, intentando huir de sus responsabilidades y de tan civilizado estilo de vida, llega a Ciudad Alta y se aloja en el Hotel Regency. En un principio, su intención era dejar atrás su aburrido papel de hombre de estado y recuperar sus días de aventuras, pero pronto su antigua vida le alcanza, y en Ciudad Alta se ve obligado a asumir de nuevo el rol de diplomático para sobrevivir a una serie de incidentes.

Una vez puestos en situación, lo primero que hay que decir es que el hecho de que la colección comience a publicarse por el segundo volumen, cayendo las primeras 500 páginas de la historia en el limbo editorial, se convierte en una pesada losa que el lector arrastra durante toda la lectura. Al principio del volumen se nos facilita una breve reseña de los principales acontecimientos de la vida de Cerebus hasta la fecha, pero una vez sumergidos en el volumen que nos ocupa, dicho resumen resulta a todas luces insuficiente: hay constantes referencias a acontecimientos del pasado, chistes autoreferenciales imposibles de entender, un desfile de personajes de los que no tenemos antecedente alguno, complejas tramas heredadas de otras anteriores que desconocemos… todo ello provoca una sensación de vacío, de haber llegado a mitad de la película, que lastra toda la experiencia. Quizás los primeros años de la colección fueran de una calidad dudosa; quizás si se hubiera publicado primero el libro 1 hubiera provocado un efecto engañoso en los lectores españoles, que no conocen al personaje; quizás sea voluntad del (aparentemente) extravagante autor, como se ha dicho por ahí… Desconozco las razones, pero publicar una historia de intrigas políticas y de trasfondo tan enrevesado saltándote dos años de colección no parece la mejor idea.

No sé si como consecuencia de esto, el caso es que leer Alta Sociedad no me ha resultado una experiencia gratificante. Asistimos a páginas y páginas de eternos diálogos que nos cuesta seguir, porque no sabemos de lo que hablan ni nos interesa; los acontecimientos y los personajes absurdos se suceden, sin que haya un sentido del humor subyacente que los justifique; todo resulta oscuro, enrevesado y distante, y la lectura se convierte pronto en una actividad aburrida a la que nos obligamos no por diversión, sino porque nos hemos gastado 30 euros en el dichoso volumen.

Las ilustraciones recuerdan en cierta medida al Bone de Jeff Smith, con personajes caricaturescos, con aspecto de dibujos animados, mezclados con secundarios de trazos realistas. Sin embargo ahí quedan las similitudes, ya que el arte de Dave Sim carece de la gracia y fluidez del mostrado por Smith, y sobre todo carece de esos escenarios, tanto exteriores como interiores, tan bien resueltos. En Alta Sociedad todo resulta anodino y dibujado casi por obligación.

Desconozco cómo serán otras etapas de este cómic, puede que la historia crezca posteriormente, o puede que con las referencias necesarias este tomo se aprecie mucho mejor. Pero ciñéndonos a lo que tenemos en la mano, he de decir que el calificativo que mejor encaja con este cómic es “aburrido”. Me parece muy respetable el intento de desprenderse de clichés y crear un mundo fantástico complejo y polifacético, pero no tiene sentido si pierdes al lector por el camino. Las intrigas dentro de intrigas, los devaneos metafísicos, el extraño escenario que se nos ofrece (casi todo transcurre dentro de un hotel)… todos ellos podrían ser ingredientes que cuajaran un buen cómic, pero la manera en que están aquí mezclados da como resultado un sabor extraño. Por azar podría gustar a alguien, pero desde luego no es un plato del gusto de todos, ya que el relato carece de la más mínima habilidad para seducir al lector. ¿Es eso malo? Yo creo que sí, ser del gusto de una minoría sólo es sinónimo de calidad para mentes obtusas. 5

Safe Creative #1008207098836

Cerebus the Aadvark: Alta Sociedad
Dave Sim
Editorial Ponent Mon

Explore posts in the same categories: Cómic USA, Independiente, Reseñas

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

21 comentarios en “Cerebus the Aadvark: ‘Alta Sociedad’, de Dave Sim”

  1. SinTapujos Says:

    Gracias por la reseña y por decir lo que piensas. Estaba harto de leer críticas que encumbraban este volumen, sobre todo desde los gafapastas. No en vano, ha sido valorado por algunos como el acontecimiento editorial de este año.

    Me gusta

  2. David Says:

    @SinTapujos,
    Te agradezco que valores mi sinceridad jeje, pero ya verás como algún palo me cae. Deduzco que tampoco fue plato de tu gusto.

    Me gusta

  3. Dicker Says:

    Con dos cojones.

    Yo aún no lo he leído, pero me da un poco de miedo, lo tuve completo descargado de inet…

    En cuanto al dibujo, yo no diría que Dave Sim se parece a Jeff Smith para nada, ambos me parecen unos grandes dibujantes pero de estilos bastante opuestos, no veo a Cerebus caricaturesco, lo veo sobrio, el dibujo de Sim me gusta mucho, muchísimo, pero aun no lo he leído.

    Echo en falta cuando habrías un tebeo con la única necesidad de pasarlo bien, sin citas de gafapastas o no gafapastas encumbrando algo por su “profundidad”, creo que si perdemos de vista el entretenimiento, ya no podemos pasar a otras instancias mayores, y por lo que te leo, Cerebus ha sido incapaz de entretenerte, como para que te cuelen su crítica social.

    Ay, donde estará Walter Simonson y su Thor, por ejemplo…o Naoki Urasawa…

    Me gusta

    • SinTapujos Says:

      Es curioso como hoy en día desde diferentes páginas nos hacen referencias continuas de comics como grandes obras y uno va y pica y se lleva una gran desilusión. Es curioso como algunos “plumillas-blogueros” valoran más el aspecto formal que el fondo o contenido de una obra, perjurando que logra transmitirles sensaciones únicas. Estoy hartito de gente que pone por la nubes y encumbra obras maestras por doquier. Yo admiro la labor estética formal como el que más, pero gente como Seth o Chris Ware se están convirtiendo en el adalid de ese comic adulto y serio que tiene que ser el espejo o el referente de lo que está bien. Joder, y nadie se atreve a decir que, aunque son unos tipos que experimentalmente son muy buenos, sus historias son aburridas, llenas de personajes anodinos o vulgares que no participan en una trama interesante, aburriendo y deprimiendo al transmitir hastío y soledad vital página tras página. Llevo más de 20 años gastando mis perricas en este mundillo y estoy más que harto que el entretenimiento no puedea ir emparejado con la calidad. Harto de creer que mis gustos son de otro mundo cuando los “entendidos” dicen que esto o aquello es la hostia.

      También te digo olé tus huevos.

      Me gusta

  4. David Says:

    Yo normalmente, cuando una obra acumula mucho prestigio o popularidad, me acerco a ella con respeto, pero si no me gusta tengo que decirlo. En muchas casos se crea una especie de “espiral del silencio”, como todo el mundo dice que es bueno, yo también lo digo, no vaya a quedar como tonto. Pero nunca ha sido mi filosofía, no escribo reseñas para la editorial que publica el cómic.

    @Dicker,
    Soy de tu misma opinión, lo primero que debe hacer una obra (cómic, novela, película…) es entretenerte, ese es el compromiso con tu público, y una vez le has devuelto en forma de entretenimiento el precio que han pagado, puedes deslizarles tu currículum oculto, venderles tu moto. Pero a mí Cerebus no me ha divertido… pero nada de nada. He leído críticas que hablan del refinado sentido del humor de Cerebus, y luego me encuentro a personajes tan burdos como Cucaracha Man, una parodia de Caballero Luna sin pizca de gracia, que además se reitera hasta la saciedad, como si fuera un chiste tremendamente ingenioso ¿?

    Lo del dibujo de Sim, me parece muuuuy lejos del de Smith. Y los comparo porque ambos reflejan un mundo de fantasía épica, mezclando personajes protagonistas que parecen salidos de un Cartoon (Bone, Cerebus) con humanos de estilo realista. Y qué demonios, ambos son referentes del cómic indie.

    @Sin Tapujos,
    Te digo lo mismo que a Dickers, estoy de acuerdo contigo en que mucha gente olvida el factor entretenimiento que debe tener una obra, cuando no lo menosprecia directamente (parece que, cuanto más aburrido y denso, mejor). Yo me opongo a eso. Respecto a las reseñas intelectuales o “gafapastas” ;), todas las opiniones son válidas siempre que estén bien argumentadas y no se apoyen en clichés o repetir lo que ya has leído en otros sitios. El truco está en encontrar un crítico (bloguero o profesional) cuyos gustos coincidan con los tuyos (más o menos), y tomar su opinión como una buena referencia.

    Saludos, espero veros por aquí a menudo.

    Me gusta

  5. SinTapujos Says:

    Aunque no suela participar mucho en blogs, son asiduo de tu página entre otras muchas. Y aunque de todo tiene que haber en la viña del Señor, y nadie está en la posesión de la verdad, anteriormente en algún blog gafapastero(término, por cierto, que no me gusta por su clara connotación peyorativa) he intentado sacar a relucir este debate, para mí básico y trascendental, pero resultó que me encontré con una gran mayoría que, legítimamente bajo sus criterios y razones, no entraban al trapo. Pero también sentí la sensación de que muchos seguían borreguilmente la voz del amo. Si el bloguero mayor del reino aclama algo, muchos condescendientemente le alaban sus palabras. No es fácil encontrar información hoy en día que se acerque a tus gustos. Son muchos los desengaños que me he llevado durante años y años picando en las obras hiperreferenciadas.

    En breves meses se publicará en España la obra multipremiada en EEUU de David Mazzuchelli: Asterios Polyp. Ya estoy viendo por mi bola de cristal como los sesudos blogueros salivan y babean aclamando esa obra. Bien, a lo mejor es genial. ¿Pero quien me garantiza que no es un aburriento como Jimmy Corrigan? ¿De qué me vale informarme por diferentes fuentes y gastarme el dinero para despué echar pestes? ¿De qué me vale mirar varios blogs si muchos escriben con criterios similares para ciertas obras y otras veces coincidimos en gustos y muchas no? ¿Por qué no se habla de la entretenida reedición de Los desesperados, de Mezzo y Pirus?

    En fin, un saludo a todos. 🙂

    Me gusta

  6. Miguel Says:

    Comparto totalmente la sensación del Cerebus. Gracias a Dios lo saque de la biblioteca pero me costo reprimirme ante tantos elogios. NI siquiera lo he acabado, pero me resultó pretencioso, aburrido, inconexo. Eso si, discrepo respecto a Seth, no me parece para nada aburrido, es más es de lo mejorcito que he leído, concretamente el George Sprott es una gozada. Chris Ware sin embargo me resulta más reiterativo en sus argumentos, aunque me gustó Jimmy COrrigan.

    Me gusta

  7. David Says:

    Estáis comentando cómics de los que no tenía referencias. Les echaré un vistazo.

    Me gusta

  8. SinTapujos Says:

    Moderador, le recomoiendo esta referencia fervientemente por si la desconoce: El arte de volar. Sin duda el mejor comic de 2009. Ah, y además entretiene y mucho.

    Me gusta

  9. Dicker Says:

    Pues si sirve de algo, yo El Arte de volar la desrecomiendo, el dibujo me parece flojo, flojito, y la historia se me hizo lenta y pesada, aunque quizás influyera el dibujo en ello.

    Yo, por recomendar (que cada uno tiene sus gustos) le recomiendo a Paco Roca y su Arrugas (igual lo ha leido y está comentado ya, lo desconozco), una historia sobre el Alzheimer fresca, cariñosa, divertida (dentro de lo que la enfermedad lo permite) y con mucho mucho gusto y tacto…con una última página que es una referencia magnífica.

    Pero bueno, como todo, a mi me gusta y a otro le puede parecer malo, para gustos los colores.

    Me gusta

  10. SinTapujos Says:

    Arrugas está bien,es fresca y entretiene. Para mí El arte de volar tiene más enjundia, sería ese tipo de comic de más gordura, serio, pero que puedes acabar de leer sin que te duela el precio. Un saludo.

    Me gusta

  11. SinTapujos Says:

    Otro comic curioso sería Metralla, de Rutu Modan. Hay muchos más. También hay cosas “maistream” a destacar, como el entretenimiento de Scalped o Los muertos vivientes. Ahora sí me despido, que me voy a currar para levantar el país.

    Me gusta

  12. Soy Ficción Says:

    Acabo de encontrar este lugar, y como fiel lectora de comics me vienen de perlas tus reseñas. Quería darte la enhorabuena, me ha gustado lo que he visto (aunque yo le daría un 8 al Pluto :P).

    Me gusta

  13. David Says:

    Bienvenida por estos lares, Soy Ficción. Gracias por tu apunte, esa es la idea de las reseñas y los posteriores comentarios, ayudar a elegir entre la amplia oferta del mercado comiquero. ¿Un 8 a Pluto? Perfectamente podría tenerlo, de un 7 a 8 sólo hay matices de gusto personal, normalmente.

    Me gusta

  14. Parménides Says:

    Hummm, ayer terminé de leerme el tomaco. Hoy busco críticas al respecto (pensé que era mejor esperar a terminarlo para no condicionar la lectura) y me encuentro con un ensalzamiento incontestable.

    Esta es la primera página web/ blog que, básicamente, no la pone por las nubes. Hay otros que avisan del peligro (“densidad”, “lo mejor está por venir”, “crecimiento del autor a lo largo del relato”, “hallazgos formales”), que ya avisaban sutilmente de su peligro, pero ninguno da en la clave con la que me he sentido identificado en este blog: Cuesta terminarlo.

    Es cierto que hay fragmentos que entretienen más y que dinamizan el total, hay clímaxs durante la obra que te mantienen en tensión, y también es cierto que a nivel gráfico tiene (sin ser un fenómeno) trazas de notabilísima belleza.

    Pero como Jimmy Corrigan, Ventiladores Clyde u otras obras de Seth (que ya se han comentado por aquí) o From Hell, son obras que se me han hecho pesadas y difíciles de leer. Y todo ello sin menoscabo a sus virtudes (que las tienen) y el reconocimiento de sus logros.

    Pasará mucho mucho tiempo para que esta obra, como las otras, me transmitan uno de esos grandes placeres que tienen los cómics, la relectura.

    Me gusta

  15. Jero Says:

    Hola. Es la primera vez que escribo aquí. Yo soy uno de esos bloggers gafapastosos que en su día se refirió a este primer volumen de “Cerebus” con expresiones como “densidad”, “crecimiento del autor” y bla bla bla. Y no me desdigo, ni le veo ningún pero a esa clase de adjudicaciones. Por supuesto, cualquiera puede, libremente y sin sentirse coaccionado por los sesudos popes de la crítica, poner a parir a Sim y su “Cerebus” y aquí no se ha muerto nadie. Es verdad que es un tebeo de los que hacen bola (que diría el Alan Moore de “Muchachada Nui”) y que no gustará a todo el mundo. Luego, claro, están las filias y fobias personales de cada uno, y viendo que a mí me fascina “Jimmy Corrigan”, que “From Hell” es uno de mis 10 tebeos favoritos y que estoy salivando (¡y cuánto!) ante la inminente salida de “Asterios Polyp”, resulta probable que no vaya a coincidir en gustos con alguien a quien estos tebeos puedan resultar aburridos. Lo que entretiene o divierte a cada uno es algo intrínsecamente personal (para algunos “Rayuela” es un placer literario y para otros una tortura), pero sí creo que existen unos factores técnicos más o menos objetivos (y ahí creo que no se puede poner en duda la superioridad de Cortázar sobre, por ejemplo, Dan Brown). Así, a mí me resulta chocante encontrarme con un crítico que califica de sobresalientes a tebeos tan mediocres o incluso deficientes como “Transmetropolitan”, “Fábulas” o “All-Star Batman y Robin” (que a mí me resultan tan aburridos como a otros les resultarán “From Hell” o “Jimmy Corrigan”) y le da palos a “George Sprott”, “Ombligo sin fondo” o “El gusto del cloro” (por citar tres hitos gafapastosos de los últimos tiempos que me alucinan). Tengo que vivir con ello, claro, porque las opiniones son como los culos y cada uno tiene la suya, pero es inevitable que una parte de mí se pregunte qué criterios seguirán estas personas para valorar un tebeo y por qué nuestras opiniones son tan radicalmente divergentes.

    Dicho lo cual, “El arte de volar” y “Arrugas” me parecen dos tebeos fantásticos 😉

    Me gusta

  16. David Says:

    Hola Jero, bienvenido por estos lares. Me hace gracia que te autodefinas como “gafapastoso” cuando suele ser un término usado con ánimo peyorativo.

    Puedo estar de acuerdo contigo en algunas cosas (a mí From Hell me parece un cómic ejemplar), pero creo que lo ideal es que las obras que consumimos tengan un término medio: que sean entretenidas pero no vacuas. Lo ideal en cualquier medio expresivo debería ser divertir al tiempo que ofreces profundidad en tu trabajo.

    Pero me parece que, para mí, el entretenimiento puro es la condición inexcusable, el peaje que debe pagar el creativo si quiere que me gaste el dinero en su trabajo. Sin embargo, por lo que deduzco de tus palabras, estás dispuesto a batirte con obras de lectura árida siempre que tengan una pretensión artística subyacente. ¿Será esa la diferencia entre el gafapasta y el friki corriente y moliente?

    Me gusta

  17. Jero Says:

    Lo de “gafapastoso” lo decía de forma más bien irónica (tal vez debí entrecomillarlo) precisamente porque soy consciente de que muchas veces mis gustos caen en el terreno que así denominan otro tipo de lectores (del mismo modo que hay “MarvelZombis” o “DCadictos”). Conste que yo nunca me tomo nada de esto de forma personal y soy el primero en reírme de esos tópicos (en mi blog hago una tira cómica -que tengo muy abandonada – sobre el gafapastismo y sus boutades).

    Lo que yo pretendía decir es que lo que resulta entretenido, interesante o árido a cada uno no es algo objetivo. Los tebeos que cito de Chris Ware, Seth, Dash Shaw o Bastien Vives cuentan cosas que me interesan y de un modo que me interesa. Y eso me divierte. Lo mismo que me ocurre con “Born again”, “Watchmen” u “All-Star Superman”, comics que no creo que nadie considere áridos y que, sin embargo, para mí son igual de complejos en su concepción que los antes citados. Y que me divierten igualmente. A mí estos títulos me parece que se encuentran en el término medio que tú propones: me lo paso bomba leyéndolos y releyéndolos, descubriendo nuevos matices argumentales y aspectos técnicos que se me habían pasado por alto en otras lecturas.

    Por otro lado, un tebeo no se salva de la quema, jamás, por sus pretensiones artísticas subyacentes, sino por sus resultados artísticos. Ejemplo: “Duelo de caracoles”, tebeo muy bien valorado en webs como La Cárcel de Papel, me parece un coñazo con ínfulas de trascendencia, que busca y rebusca en el pozo sin fondo de la experimentación gráfica, pero cuya lectura me produce auténtico sopor. Prefiero, con mucho, tebeos más convencionales en la forma pero que me cuenten algo que me llegue, como “Invencible”, “Predicador” o “Death Note”. Estos tres cuentan cosas que me interesan de un modo funcional, lo cual siempre será mejor que contar cosas que no me interesan de un modo atractivo (el citado “Duelo de caracoles”) pero peor, claro, que contar cosas que me interesan de un modo que, además, me ofrece valores artísticamente elevados (“Adiós, Chunky Rice”, “En mis ojos”…)

    Por poner un equivalente cinematográfico, el ideal entretenimiento/técnica narrativa lo representarían “Inception” o “Un profeta”; el ejemplo de forma sobre fondo sería “Enemigos públicos” o “Death proof” (pelis fantásticamente realizadas con las que me resulta imposible conectar) y el de fondo sobre forma “Kick-Ass” o “Pagafantas” (cintas artísticamente vulgares que me atraen por su contenido). Pero, claro, ¿y si alguien me dice que el argumento de “Kick-Ass” o “Inception” no le interesa lo más mínimo y sin embargo la visión de Michael Mann sobre Dilinger le parece fascinante? Pues ahí es donde no hay más que hablar: aplicamos la máxima de “gustos y colores” y aquí no ha pasado nada.

    Esto, no obstante, no conduce directamente al subjetivismo absoluto, porque aún con todo lo dicho, yo sigo siendo consciente de que técnicamente “Enemigos públicos” es muy superior a “Kick-Ass”. ¿Cuál es, entonces, mejor película en términos absolutos? Para mí “Kick-Ass”. Para el fan de Dillinger, “Enemigos públicos”.

    En el caso que nos ocupa, el de “Cerebus”, yo soy el fan de Dillinger y tú el detractor de “Enemigos públicos”. Para mí, “Cerebus” cuenta algo que me interesa de un modo que me interesa aún más. Para ti, cuenta algo aburrido de un modo tal vez interesante pero que no te compensa el esfuerzo, por lo que abogas por otras formas de evasión más convencionales pero que subjetivamente te satisfacen más (como la peli de “Kick-Ass”). En el fondo estamos totalmente de acuerdo en el modo de razonar, pero subjetivamente tenemos filias y fobias distintas. No sé si me explico…

    En fin, espero no haber aburrido a nadie con mis divagaciones…

    Me gusta

  18. David Says:

    Te has explicado perfectamente, Jero. Y creo que sí, que divergemos más en gustos que en opinión. Pero tu reflexión no es carne de comentario, creo que podrías aprovecharlo como entrada en tu propio blog, porque está bastante bien argumentado.

    Me gusta

  19. KesheR Says:

    Buenas, al habla un gafapasta. Me apasiona Chris Ware y babeo con From Hell, pero este Cerebus me ha parecido un tostón impresionante. Gracias a dios lo he sacado de la biblioteca, con lo que puedo dejarlo en la página 144 (exactamente) sin remordimiento de conciencia. La palabra que creo mejor describe Alta Sociedad es “incoherente”; todo aparece deshilachado, caótico, inconsistente. Ahora es una historia de intrigas políticas, ahora aparece una parodia ridícula e infantil del Caballero Luna. Ahora los dibujos son muy detallados, ahora la página es un manchurrón negro. Ahora hay un capítulo extrañísimo que se desarrolla en la mente de Cerebus, ahora no se vuelve a hablar de eso. Ahora Cerebus es un bruto, ahora es una mente maestra.

    A esta incoherencia se suma la falta de la historia del primer volumen, A LA QUE SE HACE REFERENCIA constantemente, hasta el punto de que capítulos como el de la mente son ininteligibles de la primera palabra a la última.

    Al final, las sensaciones que me produce Cerebus son confusión y aburrimiento.

    Un saludo.

    Me gusta

  20. David Says:

    Kesher, estoy de acuerdo en todo. Pero yo no tuve la suerte de sacarlo de la biblioteca, fui víctima de la opinión generalizada y pasé por caja. Con esta reseña he intentado evitar que otros corran la misma suerte.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s