Dr. Slump (9/10)

Dr. Slump vuelve a estar de actualidad gracias a la reedición que Planeta de Agostini está realizando en nuestro país, una “Ultimate Edition” en toda regla a la altura de la obra maestra de Akira Toriyama. La primera edición en España fue publicada en 1997 por la misma editorial; no fue una edición mala, a pesar de las quejas que provocó la localización de algunos de los chistes (problema que presumiblemente se mantendrá en esta edición), algo que se debe asumir como inevitable, dado que muchos de los gags del manga original son juegos de palabras o hacen referencia a aspectos propios de la cultura nipona. Al margen de los problemas de adaptación, el mayor reproche que se le puede hacer a aquella primera visita de Arale a tierras españolas es que fue tremendamente tardía, según se explicó desde Planeta en aquel momento, como consecuencia de las reticencias de la editorial japonesa a publicar el manga con el orden de lectura occidental (para lo que es necesario invertir los fotolitos y, por tanto, adulterar la concepción gráfica del cómic original). El tira y afloja se decantó finalmente a favor de Shueisha, editorial japonesa propietaria del título, y Dr. Slump fue uno de los primeros mangas en publicarse en España según el estilo de lectura original, algo a lo que, afortunadamente, estamos ahora más que acostumbrados.

El caso es que 13 años después Arale vuelve a la carga, y no puedo por menos que recomendar encarecidamente la lectura de uno de los mejores mangas de todos los tiempos, un verdadero altar al humor absurdo e inteligente, tras el cual se esconde una visión lúcida de cómo sería el mundo si no nos lo tomáramos tan en serio. Contar de qué va Dr. Slump no tiene mucho sentido, porque lo que define absolutamente a este cómic no es lo que cuenta, sino cómo lo cuenta. Baste con saber que Arale es una niña robot creada por el genial Dr. Sembei Norimaki, un científico treintañero tan buenazo como salidillo, capaz de concebir los más absurdos inventos a los que Arale y sus amigos siempre le sacan partido.

Con estos dos personajes iniciales el elenco de la obra crece exponencialmente capítulo a capítulo, con un Akira Toriyama iluminado, en absoluto estado de gracia, capaz de convertir en genial cada nueva ocurrencia, cada nuevo personaje que salía de su pluma, hasta el punto de que el propio autor se convierte en un personaje de su propia ficción, creando un trasunto a su medida que le permite trasgredir constantemente el distanciamiento obra-autor para deslizarse entre las páginas del capítulo que está escribiendo, interactuando con sus personajes con total descaro y libertad. No sólo eso, sino que Toriyama va más allá, y también se dirige abiertamente al lector, nos hace partícipes del relato, en una gloriosa ruptura del quinto muro que el autor maneja como nadie. Un recurso que posteriormente hemos visto en muchos otros cómics, con autores que, al igual que Toriyama, se trasmutan en personaje para interactuar con el lector y su obra. Y sirva como claro ejemplo el de Frank Cho en Liberty Meadows.

La aparente falta de reglas, el “todo vale” si es divertido, convierten a Dr. Slump en la obra más libre que he leído jamás, nada ata al autor en el momento más inspirado de su carrera, construyendo en Villa Pingüino el centro de su particular universo, un maravilloso escenario atópico en el que cualquier cosa puede pasar, siempre que sea divertida. Os advierto que el humor absurdo nunca me ha hecho mucha gracia, normalmente las situaciones se fuerzan tanto, los autores se apoyan tanto en la falta de referencias, que suelen caer en el error de que las cosas serán graciosas porque sí. No hay el menor atisbo de esto en Dr. Slump, diremos que la obra es sólo absurda si tomamos como referencia nuestro ordenado y racional mundo cotidiano, pero si somos capaces de sumergirnos en la peculiar propuesta de Villa Pingüino, veremos que las cosas no son tan desquiciadas, sino que responden a las reglas internas del mundo creado por Toriyama; unas reglas improvisadas sobre la marcha, quizás, pero que siempre encajan en este particular universo.

Y es que gran parte del humor de Dr. Slump se basa en la autorreferencialidad; por ello, cuanto mejor conocemos a los vecinos de Villa Pingüino, sus manías y costumbres, cuanto más conocemos el día a día de esta particular villa, más nos reímos y nos divertimos con lo que Toriyama nos cuenta, y más fácilmente nos damos cuenta de lo absolutamente inteligente y brillante de su propuesta.

Como casi todos los lectores, conocí a Akira Toriyama a través de Dragonball, un buen manga en su primera etapa, que con los años se degradó en un insoportable producto alargado por el afán comercial. De ahí que lo único que me atrajo de Dr. Slump en un principio fue el prestigio que la obra había alcanzado en Japón y Estados Unidos, por lo que me acerqué a ella con cierta desconfianza, ya que me resultaba difícil creer que Toriyama diera más de sí que lo que había conseguido en Dragonball, su obra más popular y el manga más famoso de todos los tiempos. Después de leer Dr. Slump, la gran pregunta que me surge es: ¿qué fue de este Akira Toriyama? Cómo un autor tan lúcido, con el talento de crear una de las obras bufas más brillantes del medio, es capaz de devenir en un autor tan plano, tan esclavizado por lo comercial. En ese aspecto, Dr. Slump es la bienvenida y despedida al mismo tiempo del que podría haber sido uno de los mejores autores de cómic de la historia. 9

Dr. Slump ‘Ultimate Edition’.
Akira Toriyama. Planeta de Agostini Cómics.

Safe Creative #1003095718842

Anuncios
Explore posts in the same categories: Manga, Reseñas

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s