Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado? (6/10)

Cuando uno abre un cómic de Neil Gaiman sabe que no puede esperar una historia al uso, sea para bien o para mal. Batman: ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado? supone el retorno del autor británico al cómic más comercial después de un largo periodo retirado del panorama USA o, al menos, supone un retorno al cómic mainstream tal como lo entiende este escritor. Y es que Gaiman sabe lo que se espera de él, sabe que no es un autor al uso del género y afronta sus obras con ganas de trascender y, a veces, esta animosidad le traiciona. Porque si intentas mantener una calidad media-alta en todos tus trabajo, y realmente eres bueno, rara vez metes la pata. Pero si intentas un triple con tirabuzón en cada salto, es lógico que más de una vez te des de bruces contra el suelo o, por lo menos, que no claves la salida. Digamos que en ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado? Gaiman no clava la salida.

La estrella británica aborda este encargo de DC con una clara referencia en mente: la obra ¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana?. Al igual que éste, aquel cómic publicado en 1986 también fue un encargo de Detective Cómics a un autor británico, en este caso a Alan Moore, con el fin de marcar un punto y aparte en la historia de Superman. Dicha obra era un hito entre el Superman clásico y un nuevo Hombre de Acero modernizado, menos poderoso, más atormentado, más humano si se quiere; más acorde, en definitiva, al nuevo rumbo que la editorial quería dar a sus cómics después de la macrosaga Crisis en Tierras Infinitas. El trabajo de Alan Moore debía allanar el terreno al reboot del personaje (ahora que esta palabra está tan de moda) que estaba preparando John Byrne con su serie Superman: The Man of Steel, aún hoy el mejor Superman que he podido leer.

Es comprensivo por tanto, que Neil Gaiman abordara esta historia con ánimo de perdurar, y puede que lo consiga, aunque no la incluiría en una antología de los mejores cómics de Batman. El relato, publicado originalmente en Batman nº 686 y Detective Comics nº 853, nos cuenta en 59 páginas el mismísimo funeral de Batman. Con motivo del responso, oficiado en un bar de los barrios bajos de Gotham, por las páginas del cómic desfilan todos aquellos personajes, ya sean aliados o enemigos, que han sido significativos en la vida del Hombre Murciélago, y que desean mostrarles sus respetos en último adiós.

Cada uno de ellos cuenta su versión de la muerte del enmascarado, historias diametralmente distintas en las que el Señor de la Noche fallece en situaciones y por motivos totalmente dispares. Y es que Gaiman nos pretende mostrar La Muerte de Batman, no su versión de la muerte del héroe, sino cualquiera de las posibilidades futuras, por disparatada que sea. Porque aún no sabemos cómo morirá Bruce Wayne, lo que sabemos seguro es que morirá por Gotham; la manera en que lo haga es algo accesorio, pero será defendiendo la ciudad que ha jurado proteger. Esa es la premisa con la que trabaja Gaiman.

De este modo, no leemos un futuro alternativo, no nos enfrentamos a una especie de What if?, sino que Gaiman pretende ofrecernos la versión definitiva del final de Batman, el The End de Bruce Wayne que nunca llegaremos a leer. Y todo lo que pase antes de ese momento se lo deja al resto de autores que escribirán las historias del Hombre Murciélagos en el futuro. No podemos decir que Mr. Gaiman se conforme con poco.

Existen muchos Batman, tantos como lectores de sus aventuras, y hay lectores de Batman que aún no han nacido, por lo que existen infinitos Batmans potenciales. Gaiman pretende homenajear a todos ellos, a las distintas interpretaciones de Batman realizada por aquellos que le han escrito y dibujado, y por aquellos que lo han leído y lo leerán. Hay ideas buenas en este cómic: su planteamiento es pretencioso, pero me parece válido; aprecio los homenajes que hace a distintos momentos y autores significativos de la historia de Batman: Andy Kubert se lo curra, y ahora dibuja a Batman de manera que recuerde al de Frank Miller, y en la próxima viñeta nos recuerda a Jim Aparo, el Joker es el de Jerry Robison, y ahora es el de Norm Breyfogle. Aquí encontraremos los Batman de Mazzuchelli, de Neal Adams, de la Broma Asesina, de El Regreso del Caballero Oscuro, de Año I y de Arkham Asylum. Hay referencias a todo lo significativo de la historia de Batman.

Pero las buenas ideas solas no hacen un buen cómic y, lamentablemente, ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado? no funciona como cómic, no tiene ritmo, la historia me resulta forzadamente trascendente. A Gaiman le queda un pastiche pseudo onírico que me suena a recurso manido, y que no me llega a emocionar. El planteamiento de Gaiman debió quedar estupendo sobre el papel, pero cuando desarrolla el guión, cuando nos muestra todas esas muertes de Batman, todas posibles y ninguna cierta, logra distanciar al lector, borra de un plumazo cualquier componente emocional porque sabemos que, en definitiva, lo que nos cuenta no es cierto.

Demasiado alegórico, demasiado onírico. Y Batman nunca ha sido Sandman, nunca se movió en el mundo de los sueños. Más bien en el de las pesadillas; las pesadillas reales y terribles que se esconden en la noche de Gotham, y Batman siempre fue la más tangible de todas ellas. 6

Batman: ¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?
Neil Gaiman y Andy Kubert. Planeta de Agostini Cómics.

Safe Creative #1002095492240

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, DC Comics, Reseñas

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado? (6/10)”

  1. Mythos Says:

    “Demasiado alegórico, demasiado onírico.”

    Pero es como debe ser y no porque Neil Gaiman sea su autor. Contar una nueva historia épica sobre el personaje no condude a ningún sitio. Neil Gaiman nos obliga a sentarnos y reflexionar, sólo refelexionar, porque las ideas de lo que Batman es o ha sido ya las han aportado otros autores a lo largo de su historia. Neil Gaiman las condensa en dos números y realiza un homenaje al personaje. Lo que no podemos esperar claro es que porque este sea el relato “definitivo” de Batman sea el mejor. Los mejores relatos ya han sido escritos y Neil Gaiman los homenajea como he dicho porque es lo que tiene que hacer. Lo que queda es una historia curiosa, intima y sincera. Por otro lado Neil Gaiman no tiene en ningún momento presente al relato de Superman de Alan Moore, salvo por el título que le vino a imponer la editorial, y cuando piensa en La Broma Asesina. Y lo digo sabiendo que Neil Gaiman ha hecho en sus cómics muchas referencias a la obra de Alan Moore en ocasiones. Simplemente, si la historia no tuviese ese título ni se diese en una situación parecida a la que se produjo en su momento con Superman, ¿hubiesemos siquiera relacionado ambos relatos? Lo dudo mucho. El trabajo de Neil Gaiman en este relato no es inferior a lo que allí hizo Alan Moore y para mi es un clásico instantáneo que será igualmente recordado. O,cuanto menos, es una historia con un nivel superior a la media que es lo que garantiza Neil Gaiman.

    Me gusta

  2. David Says:

    La relación con “¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana?” es, aparte del título, el hecho de que Gaiman intenta crear un cómic que sea referencial en la historia del personaje, que marque un hito entre todos los grandes clásicos que se han hecho en torno a Batman y los que se harán en el futuro. Así lo da a entender en la introducción del cómic cuando habla de su inspiración en aquella obra de Moore. El que lo consiga o no, supongo que es cuestión de opiniones.

    A mí es que este toque pseudo onírico me chirría mucho en Batman. Me pasó lo mismo con “Arkham Asylum” de Morrison. Yo prefiero otro Batman más mundano. Para que me entiendas: me encantaría ver un cómic del personaje escrito por Garth Ennis, estilo MAX Punisher.

    Me gusta

  3. Mythos Says:

    “La relación con “¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana?” es, aparte del título, el hecho de que Gaiman intenta crear un cómic que sea referencial en la historia del personaje, que marque un hito entre todos los grandes clásicos que se han hecho en torno a Batman y los que se harán en el futuro.”

    Sí pero yo creo que, indirectamente o directamente, eso lo buscan todos los autores. Otra cosa también es que lo consigan o que tengan conciencia de haberlo hecho.

    “A mí es que este toque pseudo onírico me chirría mucho en Batman. Me pasó lo mismo con “Arkham Asylum” de Morrison. Yo prefiero otro Batman más mundano. Para que me entiendas: me encantaría ver un cómic del personaje escrito por Garth Ennis, estilo MAX Punisher.”

    No, si en esto estamos de acuerdo no creas, yo no tolero mucho a Grant Morrison por ejemplo. Pero en el caso de Neil Gaiman, cuando toca este tipo de temas, lo hace con coherencia y sentido cosa que no suele pasar con Batman. A mi con Batman, en todo caso, me gustan ese tipo de historias que interpretan más el mito que no al personaje en sí. Por eso supongo que a mi me ha encajado más este relato.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s