Amazing Spiderman post Strackzinsky (4/10)

¡Me abuuuurroooooo! Es triste, pero me aburro leyendo Spiderman. Me pasa desde hace meses, me leo las historias al tran-tran, casi por obligación, porque llevo leyendo a Spidey cada mes desde hace, no sé, ¿15 años? Ya sé que me diréis que nadie me obliga a comprarlo, pero entendedme, es difícil dejarlo. Es como una novia con la que llevas muchos años y que ya no te gusta, te cuesta dejarlo aunque sepas que la relación no va a ningún sitio. Además, ¿y si realmente mejora? Ya pasó una vez: tras años de nadar en la mediocridad, tras un impás de lo más vulgar después de que gente como David Micheline o J. M. de Matteis dejaran las colecciones arácnidas, llegaron Strackzinsky y John Romita Jr. El mundo volvió a ser hermoso, los pájaros de nuevo cantaban, y comprar el volumen de Spiderman cada mes volvía a ser un momento anhelado. He leído algunas críticas a Strackzinsky por ahí, pero creedme que si eres lector fiel del Trepamuros, tienes mucho que agradecerle al productor-guionista de Babylon 5.

asm581_cvr

Bueno, lo que cuenta el cómic de este mes es más de lo mismo: reencuentro de Harry Osborne con Liz Allen y el hermano de ésta, el Hombre Ígneo; la aparición de Obama en Amazing (archiconocida ya en la web), y un capítulo de ensalzamiento de la amistad entre Betty Brant y Peter Parker (paja de relleno entre arcos argumentales “grandes”). Pero como habéis adivinado esta crítica es sobre la nueva etapa de Spiderman en general.
Para los que no lo sepáis, y a grandes rasgos, hace un año más o menos los genios de Marvel decidieron hacer un reseteo brutal en la colección, poner el cuentakilómetros a cero y devolver a Peter Parker a su etapa de soltería postadolescente con su curro precario de toda la vida y sus amigos del periodo de Steve Ditko y Stan Lee, con algún insulso añadido. Este burdo recurso editorial fue justificado argumentalmente de la siguiente manera: la tía May está en el hospital a punto de diñarla por enésima vez (como si todo el mundo no supiera ya que es inmortal), la identidad secreta de Spiderman es pública después de que Peter Parker la diera a conocer a instancias de Tony Stark, como manera de apoyar el Acta de Registro Superhumano (durante Civil War) y, claro, los problemas y el caos acosan la vida de nuestro amistoso vecino Spiderman. La cosa está tan chunga que Mary Jane llega a un acuerdo con Mefisto: pone todo en su sitio, salva a May, borra de la mente del universo la identidad de su marido, y todo ello por el módico precio de borrar la actual vida y matrimonio con Peter, devolviéndolo todo a la situación de, pongamos al voleo, lo que sería Amazing Spiderman 100. En serio, no me estoy inventando nada. De verdad que todo esto lo ha parido Joe Quesada, Mefisto lo tenga en su gloria.

Tras este breve resumen de lo que se ha dado a conocer como el mefistazo (el quesadazo díría yo) se han producido cambios en la manera de publicar Spiderman que en su momento recibí con agrado. La nueva fórmula consiste en eliminar todas las colecciones satélites del Trepamuros (Spectacular, Sensational, Tanggled Web…) y publicar, por primera vez en la historia, la cabecera principal 3 veces al mes. Así que casi cada semana tenemos ración de Amazing Spiderman, de modo que no tenemos que soportar las pesadas y, generalmente malas, tramas secundarias de las colecciones menores. Para semejante esfuerzo editorial se ha creado un “Spider Team” de guionistas arácnidos, cuya actual formación es (si no llevo mal la cuenta): Dan Slott, Bob Gale, Marc Guggenheim y Zeb Wells, con varios dibujantes más o menos fijos. La idea es que el desarrollo de la colección se tome de manera colegiada entre este Spider-team, Joe Quesada, el editor de Spiderman, Steve Wacker, y los mandamases de márketing de la editorial, y que cada guionista se encargue de un arco argumental completo que ocupe, más o menos, un mes.

La idea no es mala, el problema es que las tramas que se están escribiendo (algunas mejores que otras, hay que reconocerlo), suelen ser de un nivel mediocre. Además, la explicación a la recuperación de personajes (este mes se nos desvela qué ha hecho el vástago de Norman Osborne mientras estaba “muerto”) es tan pillada por los pelos que mueve al sonrojo. Así que tenemos guiones vulgares tras una de las mejores etapas en la colección (es cierto que el final del período de Strackzinsky era regulero y que la colección tuvo altibajos, pero su nivel estaba a años luz de esto), ¿y todo esto por qué? Evidentemente no porque hubiera un estancamiento en el personaje, la situación no era tan desesperada como para no poder salir de ella con un buen guionista y una trama currada. Todo esto está movido por el vil metal, el deseo de captar un nuevo público más joven aprovechando el tirón de las películas de Raimi. El resultado es que, sumando nuevo público y restando la desbandada de lectores “tradicionales” indignados, las ventas apenas han subido.

En fin, tras sufrir al peor guionista que he leído jamás en esta misma colección (el justamente olvidado Terry Kavanagh), en una etapa en la que Marvel consiguió que dejara de comprar Spiderman durante un par de años, vuelvo a encontrarme ante la misma tesitura. Los archivos .cbr me llaman cual cantos de sirena. ¿Por qué resistirme, Quesada? 4

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cómic USA, Marvel, Reseñas

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

5 comentarios en “Amazing Spiderman post Strackzinsky (4/10)”

  1. Mythos Says:

    De lejos la peor serie Marvel en la actualidad. Tiene algún número correcto, sin más, que no se justifican ni por su grupos creativos. La jugada de Joe Quesada era atraer nuevo público y superar el bajón que obviamente tendría la serie a fuerza de unir nombres a la serie para llamar la atención de la gente. Eso unido a la maniobra de publicar tres veces Amazing Spider-man al mes, que venden juntas tanto como vendía sólo entonces la serie de JMS, para que la gente tenga que comprar tres números al mes y amortizar la perdida de lectores.
    El resultado es que han destrozado completamente al personaje porque sus historias resultan del todo intrascendente y nadie habla de ellas a no ser que sea para recordar el Mefistazo. Es triste que en el actual parorama Marvel Spider-man vague como un muerto por su universo. Se pueden hablar excelencias de series como El Capitán América, Daredevil, Thunderbolts, Nuevos Vengadores, o al menos mantienen cierto nivel, incluso personajes como Puño de Hierro o Ironman le pasan la mano por la cara actualmente a la serie de Spider-man. Lo gracioso es lo de Ironman con el que Matt Fraction está haciendo algo muy interesante conviertiendo a Tony Stark en un fugitivo, pero con cabeza, no como con Spider-man que se su desenmascaramiento fue una tomadura de pelo. Y más gracioso aún: la situación actual del que había sido el hasta hace poco peor enemigo de Spider-man, el Duende Verde. Ahora, como Frank Miller con Kingpin y Daredevil, ese personaje es más el enemigo total de Ironman que de Spider-man cuyo nuevo status apenas tiene repercusiones para él.
    La diferencia con estas series es que se les ha dado el minímo derecho a crecer, a plantear tramas adultas, y avanzar en el futuro. Todo lo que se le niega a Spider-man que se debe mantener en su carácter infantil. Sobre todo después de las películas de Sam Raimi.

    Me gusta

  2. David Says:

    Joder, qué desahogo te has dado. Tienes toda la razón del mundo en lo que apuntas, ¿por qué el resto de las colecciones parecen haber dado un paso al frente en su madurez y Spiderman tiene que vivir en una perpetua adolescencia? Yo también le hecho la culpa, en gran medida, a las nefastas pelis de Raimi.

    Me gusta

  3. charlie furilo Says:

    A mi la última etapa de Strackzinsky ya me pareció un coñazo y dejé de leer esta serie, así que visto lo visto, ni me lo planteo

    Me gusta

  4. Mythos Says:

    Pues sí. Me he liberado bien porque es un tema que me toca un poco la fibra ya que yo empecé a aficionarme realmente al cómic con las historias de Spider-man. Durante mucho tiempo ha sido mi personaje preferido. Pero ha ido pasando el tiempo y he comprobado como es un personaje al que se ha ninguneado en muchas ocasiones y es que su problema es que siempre ha sido el buque insignia de Marvel. Por mucho que haya épocas que venda más o menos es casi el personaje que todo el mundo asocia a Marvel cuando piensa en ella. Mientras Spider-man sea tan comercial no hay oportunidad, o al menos está mucho más limitada, de poder hacer cosas interesantes con él. La primera etapa de JMS fue muy buena porque se relanzó al personaje y se le dio al guionista la libertad de trabajar y reinterpretar al personaje. Cuando más éxito tenía entonces desde arriba decidieron controlar la situación. Lo mejor que le puede pasar a Spider-man es que bajen las ventas.

    Me gusta


  5. […] presentación a pesar de que estoy bastante  desconectado de la continuidad Marvel desde el “mefistazo“, que terminó por convencerme de que el Universo Marvel tradicional tenía ya poco que […]

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s